El caso Fefer

Un policía argentino recibió una llamada de una mujer que decía ser la suegra de un ladronzuelo colombiano de poca monta que cumplía condena en un penal de ese país, y le contó la historia que “el payaso” había matado a una empresaria peruana por encargo pagado de su hija.

| 03 agosto 2012 12:08 AM | Columnistas y Colaboradores |2.1k Lecturas
2150

Este relato, en el que nadie comprobó la identidad de la supuesta suegra ni los intereses que la movían, ni estudió la trayectoria de “sicariato” de Alejandro Trujillo, para confirmar que se dedicaba a tan lamentable oficio, es la base del caso Fefer y la razón por la cual dos jóvenes ya van a cumplir tres años tras las rejas.

Ahora, en pleno proceso judicial se ha escuchado la voz del policía argentino a través del sistema de teleconferencia y se ha comprobado que no tiene otra cosa que agregar que sus recuerdos de la conversación telefónica con alguien que no conocía y que hasta hoy no sabe quién es. De igual modo un periodista de ese mismo país que escribió haber recibido la versión del propio Trujiullo Ospina luego de que el policía abrió la pista, ha asegurado que nunca supo quién había empujado a “el payaso” a realizar el crimen, aunque sugirió que podía ser alguien de la familia de la víctima. Los demás elementos del proceso tienen que ver con una llamada que se hace del teléfono celular de Myriam Fefer después de asesinada al número de Eva Bracamonte que no fue contestada, con la hipótesis de que alguien abrió la puerta para que Trujillo Ospina entrara, con las llamadas interceptadas al abogado de Bracamonte cuando organizaba la defensa, y con las toneladas de información tendenciosa lanzada por la prensa, animada por el hermano de la acusada, que por casualidad sería beneficiario económico de una eventual condena.

Se puede decir muchas cosas del caso Fefer, por ejemplo sobre la forma como en el Perú miramos a los homosexuales y la facilidad con la que se les imputa conductas retorcidas que no se espera del resto; la condena social a la chica independiente que decide sobre su vida como le parece y que en este caso ha envuelto en el asunto a una tercera persona a la que solo se la señala en la causa por ser demasiado cercana a la acusada principal y que también lleva tres años presa; el contenido de la expresión “sicario” que todos usan para referir a un asesino chapucero que visiblemente no buscó ni el escenario ni las condiciones para cumplir su supuesto cometido, y que se peleó con la víctima como un ladrón cualquiera al ser descubierto, y al que nadie le conoce otra acción con derivado de muerte como para que alguien fuera a buscarlo como “especialista”. Pero nadie dudará que la mezcla de todo esto da como resultado un preparado muy fuerte que explica por qué seguimos tomando en serio lo que ninguna autoridad judicial del mundo aceptaría como fundamento para actuar a alguien.

El tema es más duro porque con “pruebas” tan endebles como las del caso Fefer, se sentenció a Abencia Meza a treinta (¡) años de prisión y se quiere llevar a los tribunales a la chica Rosario Ponce aunque las evidencias abrumadoras indican que Ciro murió en un accidente. Lo que deberíamos reflexionar a partir de todo esto es nuestra capacidad de defensa ante una justicia con tan poco sentido de lo justo. Porque cualquiera puede terminar en sus manos.

Loading...


En este artículo: | | |


...
Raúl Wiener

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista