El agua ya es un derecho humano

Quizás sólo el aire sea más esencial para la vida del ser humano que el agua. Si bien la importancia de los alimentos ha sido reconocida y convertida en un derecho humano, no sucede lo mismo todavía con el acceso al agua limpia y segura.

Por Diario La Primera | 01 ago 2010 |    

Esta omisión fue rectificada el miércoles por la Asamblea General de las Naciones Unidas, que aprobó por amplia mayoría el proyecto de resolución presentado por Bolivia y respaldado por otros treinta y tres países para declarar el acceso al agua y al saneamiento como un derecho de todo ser humano.

La iniciativa fue aprobada por 122 de los 163 países presentes en la Asamblea General y sin votos en contra, aunque los otros 41 se abstuvieron, entre ellos Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y Australia.

La resolución expresa la profunda preocupación de que 884 millones de personas carezcan de acceso al agua potable y que más de 2.600 millones no cuenten con un sistema de saneamiento básico. También porque mueren al año un millón y medio de niños menores de cinco años y se pierden 443 millones de días de clase por enfermedades vinculadas al agua y el saneamiento.

La resolución declara el derecho al agua potable limpia y segura y al saneamiento como un derecho humano esencial para el goce pleno del derecho a la vida, y recuerda el compromiso asumido por los gobernantes de todo el mundo a través de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de reducir a la mitad, para 2015, la cantidad de personas que no cuentan con acceso a ambos servicios, según se acordó en 2002 en el Plan de Acción de Johannesburgo.

La resolución también exhorta a los estados y organismos internacionales a cooperar con los países en desarrollo mediante la transferencia de fondos y tecnología como forma de sumar esfuerzos para brindar agua y saneamiento seguro, limpio y accesible para todas las personas.

No sorprende que haya sido el embajador de Bolivia, Pablo Solón, quien encabezara la iniciativa en la Asamblea General de las Naciones Unidas. El presidente Evo Morales declaró al acceder al gobierno en 2006, en medio de una serie de protestas populares contra la privatización de los servicios de agua: “El agua no puede ser un negocio privado porque se estaría violando los derechos humanos. El recurso agua debe ser un servicio público”.

Al adoptar la resolución, las Naciones Unidas están dando una importante señal para que los responsables políticos aborden los factores que han conducido a la crisis mundial del agua.


    Martin Khor

    Martin Khor

    Opinión

    Colaborador