Educar en la Vía de Todos

Uno de los principales grupos de riesgo de incidentes fatales en la vía pública lo constituyen los niños y jóvenes, entre los 5 y los 18 años. Las estadísticas mundiales y nacionales demuestran que es en la vía pública, como peatones, y ojo que va en aumento progresivo a partir de los 13 y 14 años de edad, cuando montados en una bicicleta y a veces motocicletas se ven implicados en estos eventos desgraciados.

| 07 marzo 2012 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 841 Lecturas
841

Debemos implementar programas de educación en seguridad vial que incidan en este colectivo de riesgo. Dicho más técnicamente, incorporar en los objetivos de la Educación Vial programas específicos de Prevención en Seguridad Vial para este segmento específico. Enseñarles a velar por su propia seguridad y de los transeúntes con información y capacitación para mejorar su performance en los actuales sistemas de movilidad que por cierto son muy riesgosos. Hay que prepararlos para que hagan frente a las responsabilidades que tienen como peatones y que tendrán como conductores de vehículos motorizados de dos ruedas y más delante de cuatro. Sensibilizar a los niños y adolescentes sobre los riesgos del tránsito, se deben buscar los medios necesarios para darles conocimiento de las normas básicas, pero no menos importante es formar y crear actitudes positivas de este colectivo hacia el fenómeno del tráfico en una ciudad desordenada y violenta. Hay mucho por trabajar con la ciudadanía de toda edad y condición. Para estas acciones existen formas diferentes de sensibilización. Es aquí donde los programas de Educación en Seguridad Vial y Prevención en Seguridad adquieren doble dimensión. La evidencia de que el comportamiento social del individuo, desde su integración en la vida política y la adecuada forma de conducirse en la vida vecinal y doméstica ha de ser formada y educada de modo que adquiera una verdadera naturaleza de ciudadano, pone de manifiesto la necesidad de que la educación y sensibilización de ese comportamiento sea iniciada en la escuela, continuada en los centros de aprestamiento técnico y universidades y extendida como sensibilización a través de las juntas vecinales de todos los municipios de la gran Lima. Hasta mañana.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Federico Battifora

Rompemuelle