Economía de la naturaleza

Es el potencial de una área natural para generar riqueza conservando la biodiversidad. Por ejemplo, el valor del agua, la captación de carbono, el turismo, etc. El Perú tiene un patrimonio de diversidad biológica y cultural de incalculable valor en sus 62 Áreas Naturales Protegidas (ANP), brindando bienes y servicios ambientales que sustentan la vida y la economía.

Por Diario La Primera | 05 jul 2008 |    

Para muestra, un botón: el agua. La Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca es el ecosistema que capta y su-ministra agua para la cuenca del río Chili, principal proveedor de este recurso para la población de Arequipa y para las empresas mineras, hidroeléctricas, agroexportadoras, etc. que operan en esta cuenca.

Tres millones de personas usan agua proveniente de 16 ANP, 61% de la hidroenergía que se produce utiliza agua proveniente de estas áreas. 400 mil hectáreas bajo riego dependen de aguas provenientes de ANP; y, sin embargo, los ecosistemas no reciben un centavo como pago por este valioso servicio.

En el Perú, el total de aportes para las ANP asciende a US$ 12 millones por año. En Ecuador sólo 300 mil usuarios del sistema de agua en la ciudad de Cuenca pagan por la conservación de la parte alta de la cuenca hidrográfica US$ 15 millones anuales.

El Perú necesita un mínimo de US$ 350 millones anuales para la conservación y potenciación de sus ANP, que actualmente generan no menos de US$ 10 mil millo-nes a la economía nacional. Ha llegado el tiempo del despertar.


    Samuel Morante

    Samuel Morante

    Ecomundo

    Columnista