Economía heterodoxa en Playboy

Existe un consenso en que enfrentamos una grave crisis económica, que afecta en especial a los países industrializados. Muchos aceptarán que esto también refleja serias limitaciones en la economía convencional.

| 17 julio 2012 12:07 AM | Columnistas y Colaboradores | 966 Lecturas
966

Posturas económicas clásicas que decían predecir la marcha de los mercados o abusaban en multiplicar préstamos, se han desplomado. Las recetas clásicas, como la obsesión con ajustes y recortes, no funcionan. La economía no pudo predecir la erupción de la crisis, no hay acuerdo en describirla, y menos aún en cómo resolverla. Ante esto, casi todos aceptaríamos que la disciplina que conocemos como “economía” también está en crisis.

Pero no todos concuerdan en este diagnóstico, y de hecho, para la mayor parte de los economistas no hay tal problema. Esto se expresa claramente en que una posible crisis en el seno de las ciencias económicas no es un tema central de debate académico, ni han cambiado los planes de estudio universitario. Organismos como el FMI y muchos gobiernos siguen insistiendo en los viejos instrumentos ortodoxos.

Un ejemplo impactante de las resistencias a reconocer esta crisis interna en la economía, se expresa en que una de las más recientes defensas de una “economía heterodoxa” no aparece en ningún medio académico, tampoco en The Economist, sino en la revista Playboy.

La economía heterodoxa no es un cuerpo unificado de teorías y modelos, sino una perspectiva distinta de entender los procesos económicos. Consideran que las visiones tradicionales realmente no entienden cómo funcionan las economías reales.

La edición publicada en Estados Unidos de Playboy se preguntan por cuánto tiempo más la economía convencional seguirá ignorando esta otra perspectiva. Es difícil saberlo porque los economistas clásicos la rechazan o ignoran. John Cochrane, un académico convencional de la Universidad de Chicago, confiesa que no la conoce, pero sostiene que los heterodoxos son el 2 por ciento de la academia y el cero por ciento en el mundo financiero.

Entretanto los heterodoxos siguen creciendo, y han acertado unas cuantas predicciones sobre la crisis. En su seno se encuentran varias posturas, que van desde las revisiones Keynesianas a miradas institucionales, desde un neo-marxismo a la economía ecológica, y así sucesivamente. Todos comparten críticas a la economía neoclásica, cuestionan conceptos como los de elección racional o mercados competitivos, señalando que en unos casos son simplificaciones exageradas y en otras mistificaciones. Aquí, en el sur, deberíamos sumar esa mirada renovada.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...

Eduardo Gudynas

Globalización con equidad

Deje un comentario

Loading...