Drama del desarrollo en tres cifras

TRES CIFRAS. 1. El Perú ha crecido 30% en exportaciones superando a países como México, Colombia, Argentina y Venezuela; 2. Del 2007 al 2011 se han duplicado las brechas de desigualdad en los aprendizajes (MINEDU); 3. Somos el segundo país en Latinoamérica con mayor cantidad de población vulnerable y en pobreza multidimensional (N. Unidas).

| 02 abril 2012 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.3k Lecturas
1378

TRES VARIABLES. Las cifras de CRECIMIENTO ECONÓMICO requieren ser leídas y comparadas con las de DESIGUALDAD y DISCRIMINACIÓN. No es posible jactarnos de bonanza en macroeconomía si toleramos una tasa de feminicidio de 10 mujeres por mes o si no damos cuenta de que los estudiantes de habla indígena están excluidos de los logros de aprendizajes: solo uno de cada 100 estudiantes de origen awajun y shipibo alcanza los aprendizajes esperados en lenguaje y comunicación.

El nivel de desarrollo depende del cristal con que se mire. Según el Índice de Desarrollo Humano del PNUD (IDH) el Perú está en un alto nivel de desarrollo respecto de 187 países. Pero el IDH cruzado con el factor desigualdad hace descender al Perú al nivel medio de desarrollo. Cuando el IDH considera además el conjunto de carencias en salud, educación y daños al ambiente, el Perú desciende aún más (nivel bajo de desarrollo).

Por eso es posible ver en la misma página titulares sobre los éxitos del Perú en el ranking de desarrollo financiero del World Economic Forum y cifras sobre el aumento de la violencia, noticias de un mismo país contradictorio: “Mi país, ahora lo comprendo, es amargo y dulce…un día de pesar y otro de risa que la memoria confunde” (Salazar Bondy).

EDUCACION. El 30 de marzo se han hecho públicos los resultados de las pruebas censales de aprendizaje que muestran no solo que la calidad de los aprendizajes se ha estancado en promedio sino que ha disminuido significativamente para los estudiantes indígenas, rurales y pobres. La brecha urbano rural ha pasado de 15 a 30 puntos porcentuales. El 36% de estudiantes de escuelas urbanas obtiene el nivel adecuado de aprendizaje, frente al 5,6% de estudiantes de escuelas rurales. El 2007 estas cifras eran 20,9 y 5,6%, respectivamente.

La desigualdad y la discriminación no solo nublan o contradicen el desarrollo macroeconómico, sino que constituyen un serio obstáculo para el mismo. Pueden estancarlo. Es esto lo que está ocurriendo en educación. No haber atendido con fuerza y prioridad la educación rural e indígena ha conducido al estancamiento en los aprendizajes. Es pertinente que la gestión educativa anterior explique este resultado. A nivel más amplio, no priorizar la inclusión social obstruye el desarrollo del mercado interno, socava los niveles de convivencia ciudadana e incrementa los niveles de violencia contra los más vulnerables. Cada día 5 niños y adolescentes son víctimas de violencia sexual y el 91% de las víctimas de la trata de personas son menores de edad.

La educativa es una batalla que forma parte del esfuerzo por revertir las diferentes formas que adopta la discriminación, los procesos de exclusión, el desempleo, el subdesarrollo, la corrupción. La educación que impulsamos solo tiene sentido si es para el país que soñamos.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Teresa Tovar Samanez

A ojo de buen cubero