¿Dónde están las mascotas?

Micaela salió corriendo de su casa gritando que su gato se había perdido y en la puerta encontró a su vecina Linda que lloraba porque el gato de ella también había desaparecido. Las dos entonces tocaron la puerta de Iris, quien todavía dormía aquel domingo a las nueve de la mañana. Iris salió con el cabello alborotado y asustada y preguntó: “¿Qué pasa, chicas? Ellas le dijeron casi al unísono: “Revisa si está tu gato en casa”.

| 12 mayo 2012 12:05 AM | Columnistas y Colaboradores | 712 Lecturas
712

El gato no estaba y las tres fueron a reclamarle al vecino ancashino Ricardo, famoso en el barrio por comer gatos. Pero él no era el culpable de la extraña desaparición de los felinos.

Todos los vecinos organizados por las chicas realizaron entonces una reunión urgente en el barrio al mediodía y fue así como se enteraron que cuatro perros de la cuadra también habían desaparecido. Ante el silencio y la sorpresa de la mayoría de los vecinos, el más charlatán de ellos, Omar, dijo que sabía que los ovnis habían sido y fue acallado por los otros vecinos.

Lo curioso de esa mañana del domingo era que en los otros barrios del distrito también se realizaban reuniones de urgencia porque habían desaparecido no solo perros y gatos sino también tortugas, loros, gallos y gallinas y hasta pececitos de colores. Entonces la hipótesis descabellada de Omar empezó a tomar cuerpo ante la falta de una explicación razonable de la desaparición de tantos animales. Hasta los vecinos más serios de cada cuadra se acercaron a Omar para preguntarle por qué razones creía que los ovnis eran los culpables y él, creyéndose importante ante este raro suceso, aseguró que tenía la certeza de que los ovnis volverían a llevarse a los niños, a falta de animales. Los vecinos alarmados por aquella predicción hicieron una vigilia en todos los barrios de ese distrito para proteger a los infantes.

Al día siguiente, los vecinos líderes de cada cuadra dieron cuenta que los niños estaban cada uno en sus casas y nadie había desaparecido. El único que no aparecía por ningún lado era Omar, el charlatán.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com