¿Dónde está el campeón?

Un código futbolístico innegable es el relacionado a la mano del entrenador. Es decir, son suficientes tres semanas para darse cuenta que el personaje encargado de dirigir técnicamente un equipo es la solución esperada.

| 23 febrero 2013 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 815 Lecturas
¿Dónde está el campeón? 815

Un código futbolístico innegable es el relacionado a la mano del entrenador. Es decir, son suficientes tres semanas para darse cuenta que el personaje encargado de dirigir técnicamente un equipo es la solución esperada.

Lamentablemente en el Perú y en muchas partes del mundo, llegar a ser DT es la aspiración casi común de quienes han usado chimpunes. Para cualquiera es difícil despegarse de la actividad desarrollada en sus mejores años. Esta premisa no es valedera.

Es más, cuando aparece un Vicente Feola, quien no jugó ni boliche y fue el primer campeón del mundo con Brasil o el periodista Joao Saldanha, sin concretar lo que sostenía, surgen críticas por parte de los que se sienten desplazados por gente improvisada.

Un entrenador competente debe tener en su bagaje intelectual: buena instrucción, sentido de observación, criterio estadístico, haber estudiado en alguna academia calificada y alguna experiencia.

El cerebro humano debe trabajarse como el cuerpo de un atleta para que responda, situación que no siempre se compadece con la educación del jugador, pues el fútbol no es deporte de elite, sino de raigambre popular.

Tan largo preámbulo sirve para hacer un cuadro comparativo entre quienes hablan mucho y obtienen poco; y los parcos que logran más. Ocuparnos de los locuaces es pérdida de tiempo y son harto conocidos; siendo preferible, destacar que Freddy “Petróleo” García, lleva dos años demostrando en Real Garcilaso, que con planilla baja y elenco corto ofrece fútbol ganador. En nivel inferior, Willy López, DT del equipo “B” de Alianza Lima, demuestra dominar su oficio.

Estos dos ejemplos son suficientes para llamar la atención de la seudo federación peruana, necia en contratar aventureros foráneos sin títulos reconocidos y olvida a los peruanos que realmente hacen patria.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...