¿Por qué dije que empataba?

Quienes seguían la transmisión del partido por CPN Radio me escucharon decir que Cristal le empataba a Alianza Lima. Claro, lo dije cuando el marcador estaba 2-1. Y muchos podrían decir que siempre existe esa posibilidad. Pero pese a que faltaba muy poco tiempo y la delantera celeste casi no existía, yo apostaba por la igualdad debido al nerviosismo de la zaga blanquiazul.

| 15 abril 2008 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 467 Lecturas
467

Alianza Lima jugó el mejor fútbol del campeonato en los primeros 45 minutos. Si tiene esa producción en los 90’ el título está claro que debe ser para ellos. Pero desde hace años, los aliancistas, que muchas veces tienen el mejor plantel del medio, sufren de fragilidad mental.

No es la primera vez que cuando están en adversidad, se llenan de nervios. Y eso es no saber manejar la situación. Jayo dejó hace mucho tiempo de ser un líder. Ciurlizza no habla. A Arakaki no le hacen caso y Salazar es el más nervioso de todos.

Resulta casi imposible, tras ver el primer tiempo, que Cristal le pudiera hacer daño a Alianza. Porque no tenía conductor. Sheput retrasaba el juego y Sánchez sólo ela­boraba acciones individuales.

En cambio Montaño y Faiffer aprovechaban que la primera línea de volantes de Cristal, la que marca, la que obstruye, estaba a mucha distancia de ellos. Por eso cada vez que recuperaban el balón los íntimos llegaban con claridad hasta el arco de Heredia.

Pero Benavides y el propio Aguirre desperdiciaron muchas acciones de gol.

Con el 2-0 el partido estaba para la goleada. La libertad de Montaño era un pro­blema sin solución para Juan Carlos Oblitas.

Pero viene una jugada clave para mí y para la intui-ción que Cristal podía empatar el partido en el segundo tiempo. Casi para terminar el primer tiempo, hay un tiro de esquina a favor de Cristal. El balón llega al área íntima y Salazar se muere de nervios, confunden a sus compañeros y la acción casi termina en gol.

Cuando vi aquella acción dije en la radio que Alianza era muy superior, pero me daba la impresión que si Cristal descontaba, los blanquiazules se tocarían de nervios y así fue.

Cristal empató porque Alianza se asustó, se agazapó esperando el pitazo final. Y es mentira que si duraba cinco minutos más el partido, Cristal lo volteara. Lo más probable es que Alianza lo ganara. Y me baso que en los minutos que restaba, Montaño eludió a cuatro elementos y generó una ocasión de gol. Mientras que Cristal estaba conforme con el empate.

Ninguno de los dos debe quedar conforme. Porque a Cristal le pintaron la cara en el primer tiempo y porque Alianza carece de carácter.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Ivlev Moscoso

Opinión

imoscoso@diariolaprimeraperu.com