Diferenciarse es la clave

No parecerse al expresidente Alan García debe ser la meta del mandatario Ollanta Humala. Es lo justo. Los electores votaron por el cambio y cambio es lo que debe haber. Los electores esperan la lucha frontal contra la corrupción, mejoras sustanciales en salud y educación, respeto a los derechos laborales, inversión sana externa e interna y que no haya más ciudadanos de segunda categoría.

| 20 noviembre 2011 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.1k Lecturas
1139

Cuidado, apenas han pasando cien días y las cosas pueden mejorar. Todo puede ocurrir, todo puede hacerse. Pero si uno hace y los únicos que aplauden son los amigos de García, algo malo debe estar pasando.

García fue un sinvergüenza que llegó al poder hablando de cambio responsable y el único cambio que hizo en realidad fue el de su discurso. Dejó de estrechar la mano del trabajador y del campesino para abrazarse con Roque Benavides.

García llegó al poder con los votos de los que querían un cambio, traicionó sus promesa con descaro y se unió a quienes lo criticaban de alma antes de la segunda vuelta del 2006.

Se sentó a la mesa familiar a comer jamón con quienes lo ofendieron y empezó a servir a los cavernarios que piensan con el bolsillo, quieren el poder para hacer billete y negociar con la esperanza de la gente.

Ahora estamos en otros tiempos. Hay aún esperanza en la gente, esperanza en que los cambios puedan darse. Es muy peligroso jugar con la esperanza de la gente. ¿Cómo puede demostrarse eso de que ahora es viable que convivan el oro y el agua cuando en la campaña se conciliaba con el pueblo que prefería agua?

Hay gente cavernaria que sostiene obtusamente que los campesinos son movilizados por políticos de cierta tendencia, que los engañan y les venden ilusiones. No entienden que los campesinos son el movimiento mismo por la defensa elemental del agua.

Los campesinos anunciaron que cercarán una de las lagunas de Conga este jueves. Antes de que ocurra este cerco urge un diálogo de todas las partes en una mesa redonda y no debajo de ésta. El premier Lerner dio ya el primer paso al invitar a los alcaldes distritales y provinciales de Cajamarca para dialogar este miércoles. Es imprescindible que las cosas estén claras. Evitemos enfrentamientos de la Policía contra los campesinos como en los tiempos de García.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Paco Moreno (Editor)

Enfoque

pmoreno@diariolaprimeraperu.com