Diálogo agro-gobierno

A dos años y medio de la asunción del gobierno vigente, el dos último se abrió una nueva posibilidad de entendimiento entre el gobierno y CONVEAGRO, la máxima institución representativa del campo.

| 06 febrero 2009 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 626 Lecturas
626

Entonces, con base en aproximaciones previas realizadas los días 17, 28 y 30 de enero, empezó formalmente el diálogo con el presidente del Consejo de Ministros, Dr. Yehude Simón Munaro, y el titular de Agricultura, Soc. Carlos Leyton Muñoz, en presencia del puntal de la Comisión Agraria del Congreso de la República, Lic. Mario Alegría Pastor.

Para el efecto, los dirigentes de CONVEAGRO comenzaron por señalar las líneas rectoras del proceso:

1) Sujeción al principio de Tratamiento Especial y Diferenciado previsto en la carta constitutiva de la Organización Mundial de Comercio, para que los TLC y la globalización económica no causen tanto daño a los países menos desarrollados como el nuestro.

2) Cumplimiento del artículo 63 de la Constitución, que dispone defender a la economía nacional frente a cualquier forma de proteccionismo externo (subsidios, subvaluaciones, etc), y del artículo 88, que otorga un trato preferente al agro por encima de cualquier otro sector.

3) Concertación de las posiciones nacionales frente a los acuerdos internacionales de libre comercio y las normas y medidas internas orientadas a viabilizarlos.

4) Cumplimiento de lo establecido en las políticas de Estado XV y XXIII del Acuerdo Nacional, que promueven la seguridad alimentaria y el desarrollo agrario y rural del país, respectivamente, incluyendo –en ambos casos– la defensa de la producción interna frente a cualquier forma de “competencia” externa desleal.

5) Acatamiento del Pacto Agrario Nacional o Carta Verde, suscrito por iniciativa voluntaria del gobierno anterior, en representación del Estado.

6) Incorporación prioritaria del agro al Plan Anticrisis del régimen, y

7) Institucionalización y profesionalización del sector público agrario, para poner fin a las patéticas improvisaciones e imposiciones de los ministros de turno; lo cual –entre otras cosas– ha dado lugar a la inexistencia de funcionarios especializados que garanticen la racionalidad y continuidad de las políticas y gestiones sectoriales.

Como es lógico, todo ello apunta hacia una política racional y transparente en el manejo de la economía agraria, hoy distorsionada por la extraña permisividad del gobierno frente al “dumping” externo, así como ante la acción especulativa de los oligopolios importadores y los grandes intermediarios locales.

En síntesis, CONVEAGRO ha dicho que el campo no busca privilegios, sino únicamente justicia. Pronto sabremos si el gobierno lo ha entendido.

Loading...



...

Reynaldo Trinidad Ardiles

Opinión

Columnista