Destinos paralelos

Destino que se está sentenciando con los Decretos de marras, el 002-2012 MTC y el 004-2012-MTC, promovidos por el MTC en los últimos días, con respecto al Transporte Interprovincial de Pasajeros.

| 14 abril 2012 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 742 Lecturas
742

Puedo percibir un futuro muy parecido al tugurizado transporte urbano de pasajeros llevado a las carreteras de la patria, si es que no se endereza de inmediato. Para nadie es un secreto el extraordinario nivel de informalidad en la mayoría de actividades económicas en el Perú, según datos más o menos confiables, bordeamos casi el 77,8% de informalidad, con lo cual las cifras oficiales con sus respectivos índices de crecimiento, etc., etc., son bastante endebles. Parte del concepto equivocado que se ha convertido en una suerte de PERSEGUIDORA de toda autoridad que la ubican en temas vinculados a la actividad económica de movilizar personas, creo que es el término más apropiado y no emplear el verdadero concepto profesional de Transportar, es la de ABARATAR tarifas, como si fuera su trabajo el de REINVENTAR la estructura de costos de esta actividad, sobre todo en escenarios de altísima competitividad por la competencia desleal producida justamente por la informalidad que no paga impuestos que no realiza los mantenimientos adecuados a las unidades para brindar mayor seguridad. No mantienen en planilla con todos sus agregados en relación a las justas prestaciones sociales que todo empleado tiene derecho, etc, etc. Es la misma autoridad que promueve el caos al informalizar y tugurizar más esta actividad, con sendos dispositivos legales, con acápites medios escondidos que validan hasta los vehículos con timón invertido para realizar transporte colectivo en la carretera. Verdaderos especialistas en dispararse a los pies. Cuesta trabajo aceptar que lo hagan por estupidez congénita, porque si no fuera así, ¿a que fuerza extraña responden? ¿A qué club exclusivo solo para BOBOS pertenecen? que creen que un servicio público debe costar muy poco. ¿Cómo pueden ser mejores estos servicios, en calidad y seguridad bajo estas condiciones? Entonces, la respuesta de estas amanazas es aumentar de cualquier forma la oferta para degradar la actividad, pero ojo, al que está perjudicando como siempre, es al eslabón más débil, paradójicamente a su sostenedor que es el demandante del servicio. Hasta mañana.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Federico Battifora

Rompemuelle