Desmentidos desde el poder

Los señores Carlos Cabrera Oliva y José Luis Hernández Cahuas me han enviado sendas cartas de rectificación negando trabajar para la revista eeé y presentando como argumento probatorio de que siendo funcionarios del Estado no podrían participar de proyectos periodísticos como ese. Cumplo con anotar lo que estos señores dicen, a pesar de que no solicitan hacer pública su protesta.

| 22 diciembre 2012 12:12 AM | Columnistas y Colaboradores | 578 Lecturas
578

Pero precisamente la nota que los alude del 18.12.12, lo que advierte es la contradicción entre pertenecer a la planilla pública y haber participado en concursos de selección para asesorías en asuntos de comunicaciones del Ministerio de Energía y Minas y tener como tarea (de acuerdo a las informaciones recabadas de buena fuente) la defensa de los planes y cabriolas del ministro a través de una publicación de tono chicha que aparenta “independencia”.

El asunto me ha hecho pensar además en la rectificación que el primer ministro Juan Jiménez Mayor ha hecho circular en los medios para negar su intervención en las elecciones para la presidencia de la Corte Suprema, llamando uno por uno a los vocales con derecho a voto para convencerlos de hacerlo por el Dr. Luis Felipe Almenara Brysson que aparentemente se había convertido en la carta del gobierno de Humala, luego de haberlo sido de Fujimori en los años 90.

El que era inicialmente el candidato más fuerte a la presidencia del Poder Judicial, el Dr. Duberlí Rodríguez fue el que mencionó el caso como uno de los aspectos que motivó su desistimiento final y el traspaso de su apoyo al doctor Enrique Mendoza, que resultó elegido para el cargo a pesar de contar con muy pocos votos propios. Luego de conocer el desmentido del premier, Rodríguez ha apuntado que no tiene nada que agregar a lo dicho y ha cerrado el debate.

Y, claro, ¿ahora a quién le creemos? Porque al margen de que Jiménez es un especialista en desmentirse, lo que hay que plantearse son efectivamente varias preguntas: ¿es posible concebir que el gobierno fuese indiferente a lo que podía suceder en un espacio clave como es la presidencia de la Corte Suprema?, ¿entre un candidato que a pesar de sus esfuerzos por reflejar moderación era visto como “demasiado a la izquierda” y otro que representaba lo más tradicional y conservador de la Justicia peruana, en cuál bando cree que se colocaría el gobierno y su primer ministro?, ¿cómo se voltea una mayoría de varios meses hacia la hora límite si no es bajo presión del poder?

Pero Jiménez dice que no lo ha hecho, con la misma convicción con que Villena negaba que hubiese habido un incidente en Arequipa y que hubiese agredido a una trabajadora. Es decir lo niega porque no lo puede confirmar porque su cargo no le permite formalmente interferir en otro Poder del Estado y como Almenara, Rodríguez, Mendoza y otros no van a salir a discutir con él, muchos nos quedaremos con la sensación de que Duberlí nos trasmitió una verdad que armaba todo el cuadro de lo que había pasado, pero Jiménez se limpió y nadie irá preso.

Existen evidentemente las posibilidades del poder para desbordar sus límites y generar intervenciones ilegales no reconocidas, como puede ser una publicación para demoler críticos de una sospechosa política errática de un ministerio, o invadir una elección entre jueces luego de un año de relaciones difíciles entre el Ejecutivo y el Poder Judicial. Y si alguien los ampaya, la santa solución es niégalo, a ver si la prensa puede probarlo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista