Deseos 2013: Una economía más humana y sostenible

Empezando el nuevo año, les presento una pequeña lista de deseos sobre la economía nacional, aprovechando la oportunidad para agradecer a mis lectores por su preferencia.

| 02 enero 2013 12:01 AM | Columnistas y Colaboradores | 942 Lecturas
942

Que aumente el presupuesto para salud pública y que sirva para dar inicio a una reforma orientada a que todos los peruanos tengamos acceso a una atención de salud de calidad y a la promoción de la salud, reduciendo los factores de riesgo.

Que haya más empleo y mejores salarios, para que más trabajadoras puedan ganarse una condición de vida digna con su propio esfuerzo y se avance en una más justa distribución de la riqueza.

Que se haga realidad la reforma del transporte en Lima, con las licitaciones de las rutas complementarias y la regulación eficiente de los taxis que ha planeado la Municipalidad Metropolitana, para que así en la ciudad capital tengamos más tiempo para nosotros y menos contaminación ambiental.

Que crezca la economía de los pobres con mejoras en su productividad y en su acceso a mercados nacionales e internacionales, basadas en su asociatividad y cooperativismo, y que eso sea solo el comienzo de un crecimiento sostenido de sus ingresos.

Que la minería no siga pasando por encima de los derechos de los pueblos y pisoteando los derechos humanos, sino que se desarrolle con justicia social y dentro de los límites que ponga una democracia participativa con visión de país y de futuro.

Que el crecimiento económico no afecte el ambiente sino que las empresas y el Estado entiendan que no hay vida buena sin armonía con la naturaleza y que no se ponga en riesgo el planeta de nuestras hijas.

Que siga avanzando el turismo, la agricultura, la industria y las pymes, sacando nuevos productos, incorporando nuevas tecnologías y ganando nuevos mercados, en base a una organización y clima laboral que aproveche toda la potencialidad de sus talentos humanos.

Que nuestra biodiversidad siga alimentando nuestra gastronomía, rescatando nuestros sabores y saberes regionales, mejorando nuestra nutrición y salud, generando empleos, abriendo camino a un nuevo entendimiento del desarrollo económico.

Que educación, ciencia y tecnología se conviertan en nuestra gran estrategia hacia el futuro, permitiéndonos aprovechar nuestra biodiversidad, desarrollando nuevos productos medicinales, alimenticios y de cuidado personal.

Que la democracia y los derechos humanos sean prioritarios para los poderes económicos, que las empresas entiendan que vivir en la sociedad implica respetos necesarios, porque la riqueza que ayudan generar depende también de muchas colaboraciones en espacios públicos y en mercados sostenidos por un orden social.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...

Pedro Francke

Opinión