Desconfianza: Consulta e institucionalidad indígena

La consulta, la evaluación ambiental estratégica, las mejoras al EIA, el ordenamiento territorial, son todos instrumentos que se pretendían implementar en el Perú para mejorar las reglas del juego en la relación mercado-sociedad-Estado y en el modelo de desarrollo en que venimos inmersos desde hace dos décadas. Al parecer, hemos sido muy ingenuos para creer ello.

| 13 marzo 2012 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.6k Lecturas
1617

En el caso del reciente proceso de reglamentación de la ley de consulta (Ley 29785), el temor fundado a su instrumentalización se dio porque las formas en el diálogo fueron las mismas llevadas a cabo en los tradicionales mecanismos de participación ciudadana de las actividades extractivas, sin aprendizaje de los procesos previos de relacionamiento con las organizaciones indígenas y comunidades. Por ello, tanto los talleres como el diálogo en la Comisión Multisectorial se vieron deslegitimados por negligencia, acusaciones de mala fe, desconfianza, personalismo, mucha lisonja y poca autocrítica, falta de claridad política, y el quebrado retiro de las organizaciones indígenas.

Y en el fondo, la propuesta de consulta sigue siendo minimalista. El borrador producto de la Comisión Multisectorial enviado a la PCM –quien realmente decide en todo esto-, está muy por debajo de lo que deberíamos garantizar como consulta. Por tanto, si este reglamento no incluye la consulta antes de las concesiones o contratos de licencia, los casos de consentimiento, claridad en afectación de derechos, participación en los planes de consulta, etc., estamos claramente ante una instrumentalización y poco discutiremos del modelo de desarrollo y menos obtendremos la legitimidad de las decisiones de Estado, que serán orígenes de muchos conflictos. Dadas las graves falencias del reglamento la mejor opción hubiera sido quedarnos con el reglamento minero energético de consulta (2011), porque ya era un avance.

Este no ha sido el primero ni será el último proceso de diálogo con los pueblos indígenas, ni el primero ni el último proceso de diálogo donde ha estado ausente la sociedad civil porque el propio Estado ha restringido su presencia donde al final, compelido, se vio obligado a ampliar el diálogo a estos actores. Pero la cuestión de fondo sigue pendiente: La propuesta de institucionalidad indígena que el Ministerio de Cultura se había comprometido a presentar en febrero, propuesta que se hace muy necesaria ante los yerros funcionales del Viceministerio de Interculturalidad y del INDEPA, propuesta que obligaría a reformar el Estado, cuestión de fondo que se aprecia como urgente y que no se avizora en esta propuesta incompleta de reglamento, ¿ni en el futuro cercano?


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Gamboa Balbín

Amazonía y bueno gobierno

Derecho, Ambiente y Recursos Naturales