Déjenme seguir leyendo

Aburrida de todo, la niña Estela se refugió en la lectura. No dejaba de leer ni en el almuerzo y sus padres empezaron a preocuparse. “Hija, leer es bueno; pero no abuses”, le dijo su papá, pero ella siguió abusando.

| 27 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 560 Lecturas
560

No se salvaban las historietas del tío ni las recetas de cocina de su mamá ni el diario político de su padre. Cierta mañana, cuando caminaba para comprar el pan, estuvo tan entretenida con una columna de opinión que se chocó contra un poste de luz y terminó en el piso igual que los panes. Pero siguió con la lectura sin freno. “Hija, ya tu papá te ha dicho que no abuses. Ten cuidado que me contaron ya que hace unos días te sacaste la ñoña por estar leyendo mientras caminabas”, le dijo su mamá. “No te preocupes, mami”. Pasaron los años y la señorita Estela lloraba con las novelas gordas y creía que el poeta había escrito sus versos pensando en ella. Se mataba de risa con las tiras cómicas y se entristecía con los reportajes sobre la miseria. Sus amigas le preguntaban: “¿Por qué lees tanto”. “Es que no tengo celular”. Cada vez que estaba por terminar un libro se ponía triste y más triste todavía porque no podía comprar otro nuevo. Cierta noche soñó que le regalaban un pase libre con todas las facilidades para la Biblioteca Nacional y después de un tiempo el sueño se le hizo realidad. Toda su biografía podía escribir siguiendo los pasos de los libros que había leído y se sintió desconcertada cuando sus padres le dijeron una mañana interrumpiendo la lectura: “Hija, ya estás grande, tienes que trabajar en algo. No podemos mantenerte más”. Entonces se dio cuenta que no sabía hacer otra cosa que leer y que no podía dejar esa actividad por nada del mundo. Les dijo a sus padres: “¿Ustedes no saben quién puede pagar a una lectora por cada libro leído?”. “No, hija, no sabemos”. Estela entonces se arrodilló ante sus padres: “Juro que encontraré quien me pague por leer; pero déjenme seguir leyendo, por favor”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com