Dejen hablar a los muertos

Celebramos hoy lo que comúnmente se conoce como el día de los muertos, una fecha curiosa en la que los vivos recordamos a los que saltaron a descifrar los misterios de la muerte. Hay diversas formas de celebrarlo.

| 01 noviembre 2012 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 437 Lecturas
437

Algunos lo hacen de una manera mesurada, en casa, recordando a los que se fueron y mirando el álbum familiar en el que el tiempo se ha detenido en los días felices. Otros van temprano a los cementerios de los barrios tranquilos a dejar flores y algunas lágrimas. Existen también los que se hacen los desentendidos y que creen que los muertos muertos están y que de ellos quedan solo los recuerdos y que para evocarlos no es necesario que haya un día especial. “Todos los días te recuerdo desde que te fuiste”, dicen y miran con desprecio a los que esperan este día para hacerse a la nostalgia. Pero nada de estas maneras de celebrar este día son llamativas y pasan inadvertidas en esta ciudad que es un tacu tacu de culturas. Pero hay otras formas. Los huancaínos y otros provincianos abarrotarán los cementerios y bailarán sobre las tumbas y, en estado de ebriedad, querrán brindar con su muerto más recordado. Además le llevarán al muerto un conjunto musical estridente con la ilusión de despertarlo. Recuerdo que en casa de unos amigos ayacuchanos, la jefa de hogar dejaba una ofrenda sobre una mesa grande de mantel blanco por la mañana y permanecía ahí hasta la una en punto de la tarde. Luego, todo el familión disfrutaba del suculento banquete recordando a los que habían partido para siempre. Yo tengo varios muertos y cada día son más. Se van yendo los que uno quisiera que se quedaran para siempre. Pero así es la muerte, su función es joder la vida. Llega de pronto para cubrir de noche la alegría de la mañana.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com