Por la defensa de los derechos laborales en el Perú y el mundo

Ayer se presentó en la OIT el Plan Intersindical para las Migraciones Laborales iniciativa que pretende promover la defensa de los derechos humanos y laborales de los trabajadores y trabajadoras migrantes y sus familias, que según las cifras oficiales bordean los 3 millones de peruanos, casi el 10% de la población.

Por Diario La Primera | 27 ago 2010 |    

Como se informó a través de las exposiciones, el 51% de los emigrantes son mujeres y una cantidad similar son jóvenes menores de 29 años. Es paradójico que mientras el gobierno aprista se ufana de un crecimiento económico exponencial que nos pondría en las puertas del primer mundo, los datos expuestos demuestran que el factor humano en el momento más productivo de su vida prefiere buscar empleo en el exterior por la falta de oportunidad laboral y las precarias condiciones en que se ejerce el derecho al trabajo en el Perú.

A esto se suma el trato indigno que tienen que soportar nuestros compatriotas en algunos países, además de la permanente violación de sus derechos. Para enfrentar este problema, el Plan que será desarrollado entre el 2010-2014, contempla acciones como asesoría jurídica gratuita, sesiones informativas de capacitación e incidencia política; la construcción de redes transnacionales para el apoyo del migrante laboral; elaborar propuestas específicas que reduzcan los impactos negativos de la emigración juvenil; y acciones de sensibilidad sobre la problemática de la trabajadora migrante, especialmente las trabajadoras del hogar.

La participación de la CGTP en el desarrollo de este plan se complementa con el esfuerzo que viene desplegando para generar alianzas que permitan defender con efectividad, los derechos de los millones de trabajadores peruanos. En ese sentido, este nuevo espacio será también para denunciar, que si el primer gobierno de García fue signado como el más corrupto de la historia, el segundo será recordado por ser el más anti-trabajador. La dación de diversas normas para eliminar derechos laborales lo demuestran.

Expresamos nuestra solidaridad con los empleados civiles de las Fuerzas Armadas que demandan al gobierno el cumplimiento de las sentencias judiciales que ordenan la homologación de sus haberes con los sueldos que perciben los militares. Asimismo, a pesar de los grandes anuncios sobre los beneficios laborales que traerían los Tratados de Libre Comercio, miles de trabajadores textiles y de la agroindustria sufren la violación de sus derechos, como ocurre en la empresa Aris Industrial, fabricante de Telas Barrington; en Textil San Cristóbal y Camposol por citar algunos ejemplos. Nos sumamos a sus luchas.


    Mario Huamán Rivera

    Mario Huamán Rivera

    Opinión

    Columnista