Declaración conjunta chileno-peruana sobre el fallo de La Haya

En un artículo publicado en este diario el 18 de diciembre del 2012 sugerí que la diplomacia peruana debería impulsar, después de la fase oral de La Haya, una “Declaración escrita en la cual se comprometieran Chile y el Perú a respetar el fallo y además establecer una serie de objetivos de integración post Haya”.

| 29 enero 2013 12:01 AM | Columnistas y Colaboradores | 780 Lecturas
780

Esto se ha logrado el 24 de enero del 2013 con una Declaración conjunta de los cancilleres del Perú y Chile, lo cual es sumamente positivo después de las dudas que existían, tanto en Chile como en el Perú, sobre el cumplimiento del fallo. Debido a la infeliz declaración de tres expresidentes de Chile diciendo que no aceptarían fallos “salomónicos” y de la insensata postura colombiana de seguir, demorando la ejecución del fallo que puso fin a su diferendo marítimo con Nicaragua.

Esta Declaración es el primer compromiso solemne, escrito y firmado por ambos países que despeja las dudas sobre el cumplimento del fallo. Sobre todo en el caso de Chile que estará muy pronto inmerso en proceso electoral, donde sin un compromiso escrito como este, existía el peligro de que un fallo adverso fuera utilizado para ganar electores.

Esta declaración era la pieza política que le faltaba al diferendo de La Haya, ya que en la realidad los diferendos fronterizos, por sus consecuencias, no son solo jurídicos sino que se convierten fácilmente en asuntos de política interna y era necesario quitarle ese peligro al fallo.

Chile y el Perú han proyectado con esta Declaración una imagen internacional de países serios, ejemplares para Latinoamérica, después de la pataleta colombiana. No solo eso sino que con una actitud, sin precedentes en las relaciones internacionales, el Perú y Chile han aprovechado el diferendo de La Haya para crear las condiciones políticas para una integración y una proyección conjunta peruano-chilena en el Pacífico y terminar así con 134 años de rivalidades y recelos.

Para lograr esto el Perú tiene que superar la asimetría que tiene hoy su relación con Chile. Una relación, que podemos decir, que es similar a una relación Norte-Sur, algo así como la que tiene México con los Estados Unidos, donde Chile pone el capital y el Perú pone los trabajadores y donde todavía hay un gran desequilibrio militar. Y no le echemos la culpa a Chile de esta asimetría porque la verdad es que como Estados-Nación ha sido más eficiente que el Perú para crear prosperidad y seguridad nacional. Nos toca ahora a nosotros cambiar esta asimetría sin complejos ni rencores sino con eficiencia.

Para cambiarla en el área económica, tendrá que crecer las inversiones peruanas en Chile, cosa que ya está pasando. En lo social, se necesita un verdadero esfuerzo de este gobierno y los futuros parar lograr una verdadera inclusión social para que los peruanos no emigren a Chile para poder vivir. Y en lo estratégico, es necesario que el Perú llegue a tener una fuerza armada moderna ya que hoy vive disuadido por Chile. Fuerzas armadas modernas mutuamente disuasivas en ambos países serían la mejor garantía para la paz y para una futura limitación mutua de armamentos.

Esta Declaración conjunta sin duda es importante porque no tiene precedente internacional. Sin embargo, ha tenido una difusión muy modesta en Chile y en el Perú y también en el ámbito internacional.

La Cancillería del Perú debería difundirla urbi et orbi.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
0.72468495369