Debemos castigar a los embusteros

El artículo 101º de la Constitución Política determina que la Comisión Permanente del Congreso designa al Contralor General a propuesta del presidente de la República; asimismo, precisa que dicho funcionario supervisa la legalidad de la ejecución del presupuesto del Estado, de las operaciones de la deuda pública y de los actos de las instituciones sujetas a control.

| 03 febrero 2009 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 360 Lecturas
360

Para ello, se requiere una persona con probada trayectoria democrática, de conducta intachable e idónea; sin embargo, Alan García postuló a una embustera, con serios cuestionamientos académicos, burlándose de la población y sus representantes, lo cual tiene una responsabilidad penal. La candidata fue evaluada por una comisión ad hoc, el jefe de Estado analizó la propuesta que le alcanzaron y, a sabiendas, la remitió al Poder Legislativo. Los apristas defendieron, con uñas y dientes, la extraña postulación y lograron aprobarla, con apoyo de otras bancadas parlamentarias; posteriormente, estalló el escándalo y la designación fue dejada sin efecto. Esta conducta dolosa será estudiada por el Ministerio Público, lo cual implicará que las pesquisas comprendan a los todos los culpables del delito contra la administración pública y contra la fe pública, incluido el proponente.

Por otro lado, la ex fiscal de la Nación, Nelly Calderón, titular de la acción penal pública, defensora de la legalidad y de la sociedad, utilizó una partida de ­nacimiento falsificada para rebajarse cuatro años y permanecer por más tiempo en el Ministerio Público y mintió al consignar su fecha de nacimiento y/o edad, en diversas declaraciones juradas para obtener documentos públicos (libreta electoral, DNI, seguridad social, pasaporte normal y diplomático), así como para contraer nupcias en la Municipalidad de San Miguel; se denunció el hecho, todo estaba probado, pero prevaleció la impunidad.

Hace varios años, Alan García mintió a una Comisión Investigadora del Congreso que le preguntó por la adquisición de un inmueble en la playa "Los Pulpos". Negó la compra en todos los idiomas, pero tiempo después quedó al descubierto cuando se lo vendió a su ministro de Educación. Igualmente, todos recordamos cuando, de manera cobarde, le tiró una patada por la espalda al ciudadano Jesús Lora; el líder aprista engañó al país señalando que aquella humilde persona había intentado agredirlo y que sólo levantó su rodilla para defenderse. La policía elaboró un atestado policial que demostró la farsa. García desesperado buscó a Lora en su domicilio para negociar el retiro de la denuncia; sin embargo, los actuados se derivaron al Juzgado de Paz Letrado de Lima, donde se tenía que ordenar la reconstrucción de los hechos, ante lo cual, asustado, tuvo que pedir disculpas a la víctima y a su familia, con lo cual el proceso se extinguió.

Loading...



...

Heriberto Manuel Benítez Rivas

El dedo en la llaga...

Columnista