Debate penoso

El debate nacional en torno a la crisis económica de las economías industrializadas es bastante pobre. La mayoría de periodistas y analistas locales no abordan las causas reales de la tormenta financiero-económica que vive el mundo, ni mucho menos sus alcances.

Por Diario La Primera | 02 setiembre 2012 |  1k 
1045  

Muchos de ellos defienden y repiten sin mayor argumentación que Europa está en crisis porque gastaron más de lo que podían, al financiar seguridad social, educación y salud de calidad de la población. Ignoran o no quieren considerar siquiera, que la culpa de todo esto la tienen los bancos más grandes del mundo.

El concepto de financiarización de la economía les es ajeno, y el aplastamiento ideológico neoliberal les impide ver que estamos ante una crisis de software del modelo.

La máxima expresión de eso es que el mercado no se regula solo, mucho menos el financiero, que en su afán por sacar utilidades cada vez mayores, han convertido a las finanzas en una especie de alquimia en donde el dinero brota de la nada.

Y esa nada es la que se encuentra después, cuando se busca el sustento material de operaciones multimillonarias. Eso estuvo detrás de la burbuja inmobiliaria estadounidense y de todas las que han ido reventando desde el 2008.

Un dato que explica esto me lo dio el profesor Esteban Serrani de la Universidad de Buenos Aires. Me dijo que si bien entre el 2003 y el 2008, la demanda china de crudo había aumentado en 920 millones de barriles, en el mismo lapso, las apuestas de los especuladores financieros en el mercado de futuros del petróleo equivalían a una cantidad similar: 847 millones de barriles. La especulación llegó a ser tal en el 2008, que por cada barril que se vendía físicamente, se negociaban a futuro 27 que aún no existían.

Eso es sacar plata de la nada. Lo mismo pasa con los commodities alimentarios como el maíz y el trigo, que desde el 2002 en adelante viene subiendo cada vez más, y en 2008 y el presente año, presentan escaladas que preocupan a todos.

No es que China consuma más. Es que los señores de las finanzas meten dinero de fondos de pensiones y otros capitales a la timba de los mercados de futuros y de derivados financieros, especulando con bienes que no existen, más de lo que la economía real puede soportar.

Los forados terminan siendo tan grandes que muchos colosos del mundo financiero empiezan a quebrar y los Estados se ven en la obligación de rescatarlos con el dinero de los contribuyentes. Eso ha pasado desde el 2008 en adelante.

La crisis se trasladó a los fiscos de Europa y Estados Unidos tras los rescates a la banca privada y los estímulos fiscales para mover las economías, que terminaron en ajustes presupuestarios, haciendo pagar el pato a los trabajadores, como vemos en España y varios países europeos y estados de la unión norteamericana. Y encima les hacen creer que ellos tienen la culpa.

Pero esa crisis del norte, nos va a dar fuerte en breve. Porque si uno mira las tremendas burbujas financieras de los commodities se encontrará que son proporcionalmente directas con la bajada de las tasas de interés de los países industrializados. El problema es que cuando las mismas regresen a sus niveles, los commodities también regresarán a sus precios normales, y el auge de los exportadores de materias primas habrá acabado. Entre ellos el peruano.

Referencia
Propia



    Carlos Alonso Bedoya

    Carlos Alonso Bedoya

    Economía disidente

    Loading...

    Deje un comentario