De “universidades” con vidas paralelas

En una columna anterior, dando cuenta de una oferta de formación universitaria lindante con la estafa, cuya cobertura de matrícula ha crecido sin control alguno en los últimos años, hasta alcanzar cifras surrealistas, mencionábamos el caso de una “universidad” cuya creación jamás fue autorizada por el CONAFU, único organismo con potestad para ello, y que amparando su existencia en la sola intervención de uno de los jueces más corruptos del siniestro periodo fujimontesinista, propagandiza sin rubor cerca de una treintena de sedes en todo el país.

Por Diario La Primera | 07 oct 2008 |    

Muy activo con lobbies en los círculos castrenses, su rector, nombrado por el Ministro de Defensa miembro de su Comité Consultivo y condecorado por el Ejército “por su servicio al país”, nos da ahora una clara muestra de aquellos servicios: La producción del filme Vidas paralelas. Financiado por el Ejército, por tanto también con dinero proveniente de aquellos miles de peruanos cuyas vidas quedaron destrozadas, víctimas de la violación de sus más elementales derechos, vejados, torturados, con familiares muertos o desaparecidos, esta película, más allá de sus alcances técnicos -por lo demás mediocres-, tiene una clara intención propagandística al proyectar una versión deshonesta y manipuladora de esta tragedia, reducida a un esquema maniqueo donde el lado de los promotores se presenta, en la figura de su protagonista, inmaculado, buenito, cuasi angelical, para consumo de espectadores que parece suponer con minusvalía mental, carentes de memoria y criterio. Conociendo la posición cínica y arrogante de los mandos castrenses –convalidada y alentada por el actual gobierno– en torno al diagnóstico propuesto por la Comisión de la Verdad sobre lo acontecido con los derechos humanos en nuestro país durante los años del conflicto interno, no cabía esperar otra cosa en su versión cinematográfica. No deja de llamar la atención, sin embargo, que aquella versión encuentre ahora abierto soporte en aquel tipo de universidad creado por Fujimori “con fines de lucro”. Ello da cuenta de la tupida red de compromisos que, desde los más altos círculos de poder, sostiene a algunas de las más representativas instituciones de este tipo, que cuentan entre sus rectores o dueños a más de un aspirante a la Presidencia de la República (Lourdes Flores, Acuña Peralta) y, ciertamente, al propio Ministro de Educación.


    Zenón Depaz Toledo

    Zenón Depaz Toledo

    Opinión

    Columnista