De nosotros depende aumentar el placer

El goce que produce un encuentro sexual se puede multiplicar infinitamente si a éste le agregamos, caricias, besos y abrazos en el momento de la relación sexual. ¡Basta ya de reprimirnos! Es hora de dialogar y ser honestos y honestas con nuestra pareja sobre dónde y cómo nos gustaría que nos tocaran para que ambos puedan disfrutar a plenitud y sin obstáculos del sexo.

Por Diario La Primera | 27 set 2010 |    

La estimulación erógena es uno de los métodos más eficaces para alcanzar el orgasmo. Comiencen la exploración erógena con besos en las manos y los dedos en un ambiente relajado, y extiéndanlos por todo el cuerpo.

Los expertos han comprobado que las áreas que provocan más excitación en la mujer son la boca, a través de los besos, ya sean suaves o apasionados; desde el nacimiento del cabello hasta la frente; las sienes, las cejas, los párpados y las mejillas. Puntos extremadamente sensibles son el lóbulo de la oreja, el cuello, los senos y el área alrededor del ombligo. Y para culminar, el punto máximo de excitación femenina es el clítoris, donde la sensibilidad y el placer se unen.

En el caso del hombre, provocan una excitación inmediata las caricias en los genitales. Los hombros, las palmas de la mano, la espalda, el pecho y las tetillas son otros de sus puntos débiles en la intimidad. Sería bueno tomar en cuenta los datos arriba mencionados, a fin de iniciar una nueva etapa en la relación. Atrévete a buscar junto con tu pareja los rincones de sus cuerpos donde se esconde el placer máximo. Mientras más se prolongue y se esmeren en el juego previo, mejor será el resultado final. Quitarse la ropa de inmediato o apresurarse, restará placer al encuentro.


    Carola La Rosa de Luque

    Carola La Rosa de Luque

    Apropo...sito de sexo

    Columnista