DBBBBA la embarra

El autor Carlos Villanes Cairo informa desde Madrid la publicación de una antología de crónicas de siete escritores peruanos, entre los que se encuentran Julio Villanueva Chang, Toño Angulo, Marco Avilés, Daniel Titinger, Jaime Bedoya, Juan Manuel Robles y Gabriela Wiener. Y apunta el siguiente comentario: “una nueva modalidad de hacer literatura invade el mundo de las letras. Se trata de combinar la investigación de campo y la calidad literaria. Empezó en las revistas y periódicos y ha dado un gran salto a la novela. Son crónicas de no ficción, pero amparadas en los códigos y la poética de la narrativa”.

| 11 marzo 2012 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 4.7k Lecturas
4767

Acaba de clausurar en México el II Congreso Internacional de Mujeres denominado “La experiencia intelectual de las mujeres en el siglo XXI”, del que han participado mujeres de todo el mundo, entre ellas la escritora chilena Isabel Allende, la peruana Susana Baca y otras. Una de las invitadas ha sido mi hija Gabriela Wiener que se ha ganado por sus méritos un lugar en esta selección de prestigio y que por supuesto me hace sentir profundamente orgulloso de lo que ha alcanzado.

Normalmente estos son temas que pertenecen al ámbito de mis sentimientos y que he evitado tocar en público, pero esta vez tengo que hacerlo para responder a un pobre diablo que escribe las simplonadas más infantiles del mundo: fusilas a diez sicarios y se acaba el sicariato; haces un círculo en el VRAE y riegas de napalm y se acaba el senderismo; metes presos a Santos y Saavedra y resuelto lo de Conga, etc., y que cuando le haces ver su insignificancia responde, no al que le hizo la crítica, sino a su hija a la que viene calificando de “pornógrafa”, seguramente porque jamás ha leído un libro suyo (no lee nada de más de cuatro páginas) y le han contado que escribe sobre temas de sexo.

Hay algunas explicaciones evidentes para esta cobardía: la primera, que el tipo está pasando aceleradamente de liberal a cucufato, como se ve en el caso de La Católica donde se ha jugado para que Cipriani designe al rector porque esa fue la voluntad de Riva Agüero, que supuestamente quería que el catolicismo más conservador encabezara esa casa de estudios, o como cuando vuelve con el tema del quemador de iglesias que antes estaba con Ollanta y ahora con Villarán. Entonces el sexo como experiencia vital, de la que hablar abiertamente, le parece digno de sacar una cruz. Es la única explicación de por qué quiere ahora que le hable de “camas revolucionarias” en vez de preocuparme de la derecha bruta (varias veces bruta) y achorada que dirige el que fuera un importante diario del país.

Segundo, este triste hombre no tiene hijas y no sabe lo que es eso. Lo único que entiende es que ese es un flanco vulnerable de sus adversarios. Con eso no hace sino llevar hasta el final su problema más general con las mujeres (misoginia) que está graficado en sus peores odios: Susana Villarán, Nadine Heredia, Aída García Naranjo, Hilaria Supa, Nancy Obregón, Rosa María Palacios, etc. Mujer e hija, que escribe desinhibidamente sobre temas sexuales y que se ha ganado su fama sola, es lo único que este tipo lamentable tiene para hacerme sentir mal. Mientras tanto sus chiquitas y sus columnas, que son lo mismo, y en las que ofrece “soluciones prácticas” para los problemas del país quedarán como testimonio de la densidad del pensamiento de derecha extrema al comienzo del siglo XXI.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista

Deje un comentario