Custer Rampage

Harto de toda esta guerra sucia de la campaña edil, voy lateando por las calles y tomo el pulso de la intención de voto de la rica pipol, con mi skate (mi mente), y mi gato pop (mi imaginación).

Por Diario La Primera | 23 set 2010 |    

Ayer estuve magnífico en la Custer E0-54, el de Carabayllo/La Molina, y escuchaba atentamente la conversación entre el chofer, el cobrador, y el datero. Los tres dieron como favorita, en sus respectivos y futuros votos a Susana Villarán. De Lourdes Flores tenían en su imaginario “que estaba sí o sí coludida con un narcotraficante” (se supone que Cataño, pe). Eso fue lo que dijeron ellos; estaban cerca de la Ventana de Emergencia (esa donde están los que priorizan los intereses políticos –los de su cartera-, antes que los de los ciudadanos); por ahí el Asiento Reservado (a los que todavía no saben por quién votar y andan más perdidos por tanta war sucia, cortina grasa de chancho). Una estampita del Señor de los Milagros y rosarios encaramados en su espejo retrovisor, dándome los flashes ese espejo de que nada o poco hemos aprendido de la prensa bárbara fujimontesinista. Veo el sticker del tarifario: son aquellos que ya están cobrando cupo para los próximos sillones del Congreso, puedo contarlos con mis dedos a los darths vaders madafakas, tengo un par por ahí que ya verán. Un asiento pelado donde la espuma cobra formas inesperadas, cerca unos bubbles de trazos púberes escolares donde queman las hormonas en líquido coco. Ciertas zonas son metal frío de esta Custer descuidada, que se cae a pedazos por la Javier Prado. La pipol ya eligió por quien votar, esta es una descripción honorable, sincera, de lo que pude recoger de la yeka. Como cronista mayor tomo dato y hermosamente entrego a la batería lo justo para combatir el falso periodismo fascista.
Referencia
Custer Rampage

    Luis Torres Montero

    Luis Torres Montero

    Malas palabras

    www.malaspalabras.pe