Cumplir con la norma

Como parte de todo el trabajo que se debe realizar en la ciudad de Lima, aceptando de antemano que uno de los objetivos más difíciles, pero sumamente necesario, es lograr el aumento en la ciudadanía del acatamiento voluntario de las normas vigentes para el tránsito en la vía pública, la obediencia volitiva para alcanzar una mejor interacción y convivencia en la vía de todos, pasa por la comprensión de las mismas y el fortalecimiento de la identificación con la ley.

Por Diario La Primera | 14 set 2012 |    

Aumentar el reconocimiento social y lograr la gratificación espiritual de su propia conciencia. Debemos lograr autenticidad y coherencia entre la ley, la moral y la cultura para reducir las crónicas justificaciones que permanentemente se manifiestan al incumplirlas. El apoyo a la justicia y a la prevención en seguridad vial es para que sean comprendidas y asumidas por los conductores y peatones como parte de la construcción de una nueva cultura ciudadana, ya que la normativa, la supervisión, la fiscalización y sanción al incorregible, deben ser entendidas como un apoyo a su propia seguridad y contribuye a la confianza del ciudadano. Un método empleado en muchas ciudades del mundo es transparentar la función social y pedagógica de la sanción, la vergüenza social y la culpa personal. Hay que sancionar y siempre tratar de obtener réditos pedagógicos. Hay que aumentar la confianza en los procesos de fiscalización y sanción. Hay que promover entre los empleados públicos y los ciudadanos el privilegio del interés público por sobre el interés particular. Otro aspecto sumamente importante para la función pedagógica del cumplimiento de las normas, es promoviendo el trabajo voluntario. También es importante facilitar la buena práctica de los valores de la familia y la motivación al logro de metas, aumentando el valor y aprecio de la vida. Por último, el tema de la protección ambiental cobra cada día más importancia en la vida del planeta y va a depender de decisiones muy racionales, ya que existen intereses de la comunidad que hay que empezar a proteger. Por esta razón hay que promover también el cuidado ambiental, ajustando el comportamiento personal hacia el cumplimiento de las normas, actuando de forma consecuente y pedagógica para su cumplimiento. Hasta mañana.


    Federico Battifora