Cuidar el ambiente exige reformar el transporte

La Cumbre de Rio+20 ha avanzado poco en resolver los acuciantes problemas ambientales del mundo, entre los cuales el calentamiento global es el mayor. Como se sabe, la principal causa de este cambio climático es la acumulación en la atmósfera de gases de efecto invernadero, emitidos principalmente por el consumo de petróleo y gas. Cada litro de gasolina, al quemarse, produce 2,40 kg de CO2, mientras cada litro de diesel produce 2,69 kg de CO2.

| 03 julio 2012 12:07 AM | Columnistas y Colaboradores | 749 Lecturas
749

A nivel mundial, el 48% del consumo de petróleo corresponde al sector transporte. En Lima, las emisiones de gases por el transporte llegan a 14 mil toneladas de CO2 diarios. También se emiten otros gases (HC, NOx, SO2) y material particulado, varios de los cuales tienen efectos sobre el calentamiento global y la salud de las personas.

Si hablamos de transporte, el consumo de energía y la emisión de gases dependen de cómo viajemos. Lógicamente, si vamos a pie o en bicicleta no hay quema de combustible (y ojo, 30 minutos de caminata diaria reduce el riesgo de infartos en 50%!). Pero la mayor parte de limeños viajamos en vehículos motorizados, y para transportar una persona, un bus con 55 pasajeros usa un dieciochoavo (1/18) del combustible que gasta un carro. Por eso, aunque el 83% de viajes en Lima se hace en transporte público, el 63% del CO2 emitido corresponde a vehículos individuales.

Hay también grandes diferencias según la velocidad a la que se viaje, que, como sabemos, se hace mucho más lenta cuando hay esos atoros de tránsito que vivimos todos los días: un carro que va a 10 km/hora, avanza 20 kilómetros por galón, pero si va a 55 km/h, logra el doble de rendimiento por galón! Lo mismo sucede con los ómnibus, aunque el ahorro de combustibles de éstos por no ir tan lento es menor. Lógicamente, si por ir más rápido los carros y buses consumen menos combustible, también emiten menos contaminantes y se ahorran su platita.

En la Av. Abancay, el reordenamiento del tránsito redujo el tiempo de 30 minutos a 8 minutos en promedio, produciendo un ahorro de 24 millones de soles mensuales en el transporte público.

La velocidad promedio del transporte público limeño hoy es de 14 Km por hora. En los corredores complementarios la reforma del transporte la subirá a 25 Km por hora, con lo cual se ahorrará un 20% de combustibles y reducirá sus emisiones de gases y costos en esa misma proporción.

Además, los buses que quedan, deberán en 5 años pasar a tener el estándar Euro4, que tiene una menor emisión de gases contaminantes. La promoción del uso de bicicletas mediante ciclovías también aporta lo suyo a reducir la emisión de gases y mejorar la salud pública.

Quienes se oponen a la reforma del transporte en Lima, quizás sin saberlo, están favoreciendo el calentamiento global, atentando contra su propio bolsillo y nuestro tiempo libre. Señores empresarios, ya es hora de que seamos más conscientes y cuidadosos con nuestro planeta, ¡todos con la reforma!.

Loading...



...

Pedro Francke

Opinión