Cuando el tránsito se hace difícil

Continuar arremetiendo contra las olas, cuando estas descargan su temperamento en la arena; continuar andando a paso firme, enfrentando de cara, al irreverente viento; valorar la Naturaleza, cuando otros la ensucian y maltratan; valorar la vida cuando otros trabajan para la muerte; mirar a todos los seres humanos con el mismo respeto.

| 29 octubre 2009 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 497 Lecturas
497

Rebelarse y sentirse libre, ante las sutiles máscaras del sometimiento; conservar y defender las propias convicciones, cuando otros cambian por temor o interés; vivir un Ideal cuando muchos reptan en la horizontalidad de sus chatas sensaciones; aspirar al bien común, cuando otros piensan en el propio; aspirar a lo justo, cuando otros lo quebrantan; mantenerse auténtico, para hacer frente a la mentira; aspirar al conocimiento en el lugar donde se rinde pleitesía a la ignorancia; conservar el más común de los sentidos en medio de la locura; transmitir firmeza, donde reina la angustia; mantener la templanza en medio del miedo y la debilidad; ser generoso y pródigo con el esclarecimiento de las ideas y la transmisión del conocimiento, allí donde otros se vuelven mezquinos; disfrutar de la soledad donde sólo hay muchedumbre; disfrutar del trabajo y del divino ocio; erguir la voluntad hasta lograr su verticalidad; preseverar la dignidad, ante toda circunstancia adversa; afirmar donde otros dudan. Hoy estoy así, me nació del alma y decidí compartirlo con ustedes amigos lectores. De repente hace falta un poco de poesía e imaginación, para salir de esta situación tan perversa por la que atraviesa nuestra patria, con respecto a los accidentes de tránsito y la secuela que va dejando a su paso en los hogares peruanos. Hasta mañana.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Federico Battifora

Rompemuelle