Cría cuervos y…

A propósito de la proliferación de filiales universitarias, ofertando alegremente grados y títulos a nombre de la Nación, un pronunciamiento publicado este fin de semana a nombre de la Asamblea Nacional de Rectores y suscrito por 30 rectores (conforman la ANR 70 universidades, mientras otras 28 funcionan bajo jurisdicción del CONAFU), manifiesta su preocupación por la existencia de filiales operando de manera ilegal y exhorta al Tribunal Constitucional a mantener la vigencia de la Ley N° 28564, que prohíbe la creación de nuevas filiales.

| 08 setiembre 2009 12:09 AM | Columnistas y Colaboradores | 834 Lecturas
834

Esta situación se origina en el hecho de que el ámbito universitario, no obstante su decisiva importancia para el desarrollo nacional, funciona con total ausencia de políticas de Estado que promuevan su desarrollo y, por tanto, de entes reguladores que garanticen que sus servicios no constituyan una estafa.

La permisividad e impunidad han llegado a tal grado que algunas de las “universidades” que han infestado el país con filiales funcionando en deplorables condiciones a vista y paciencia, sino complacencia, de las autoridades educativas (muchas de ellas involucradas en el boyante negocio), están presionando a dicho tribunal para que legalice de una vez el absoluto descontrol, declarando inconstitucional la ley de muy limitado efecto antes mencionada.

Hace más de una semana, el Consejo Nacional para la Autorización de Funcionamiento de Universidades (CONAFU) había emitido un comunicado en similares términos al de los 30 rectores. Aunque tardíos (ya a inicios de esta década, el fenómeno de las filiales se percibía como nefasto en sus alcances), dichos pronunciamientos revelan la gravedad del deterioro producido en este ámbito, puesto que varias universidades entre las que suscriben el de la ANR, abrieron también, y mantienen, sendas filiales, la mayor parte de ellas igualmente ilegales, si atendemos a los alcances y condiciones de la oferta de formación que allí discurre.

En cuanto a la saludable posición del CONAFU en este tema, seguramente no deja de ser incómoda para este organismo, tomando en cuenta que entre las 38 filiales autorizadas o ratificadas por ella, casi una cuarta parte son de una “universidad” cuyas “alas” seguramente aluden a cómo ha diseminado filiales por todo el país (y las propagandiza impúdicamente) en un número muchísimo mayor, aunque (ciertamente, Kafka sería un escritor costumbrista en el Perú) la existencia de esta “universidad” jamás fue autorizada por el CONAFU (¡!), único organismo con atribución para ello. ¿Incomprensible?.. Pues, seguiremos hablando de ello.

Loading...


En este artículo: | |


...

Zenón Depaz Toledo

Opinión

Columnista

Deje un comentario