Crecimiento con exclusión

Juan José Garrido, además de columnista de El Comercio y periodista de Canal N, es economista y miembro activo de uno de estos grupos que se autodefinen como “libertarios”. También participa en “enfoquederecho.com”, una página web que reúne a otros “libertarios”, como Alfredo Bullard, el mismo que en el último CADE por la Educación 2013, afirmó: “Más Educación no es mejor porque intelectuales formados por (un) sistema educativo tienen tendencias de izquierda y rechazan el mercado” (Teresa Tovar, LA PRIMERA: 14/05/13). Se puede decir que Garrido y Bullard pertenecen al mismo “gremio” en cuanto a ideas “libertarias” y fobias antiizquierdistas se refiere.

| 27 mayo 2013 05:05 AM | Columnistas y Colaboradores | 3.2k Lecturas
Crecimiento con exclusión

Más datos

Hay que destacar que el año 2008, año de mayor crecimiento, las remuneraciones alcanzaron sus niveles más bajos con 21,7%, mientras que los beneficios a los empresarios alcanzaron sus niveles más altos, 62,8%. Dicho en otras palabras, a más crecimiento menos ingresos, en términos relativos, para los trabajadores. Julio Gamero ha demostrado, en función de diez variables que determinan lo que es un trabajo decente según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que de cada 100 trabajadores (asalariados y no asalariados), solamente ocho disponen de un “trabajo decente” en el país, es decir el 8%. La situación mejora entre los asalariados (llega a un 20%), probablemente por el tamaño de las empresas y la presencia de sindicatos.
3216

Garrido, durante la última campaña presidencial, publicó en su web un artículo titulado “Sobre nacionalismo 2.0” (marzo 2011) en el cual sostenía que la candidatura de Ollanta Humala representaba un peligro para la democracia y el modelo económico actual, ya que “dicho nacionalismo (refiriéndose al de Humala cuando era candidato) provocaría la misma involución económica y social de los setenta y ochenta”.

Hoy, este “libertario” ha cambiado de opinión respecto a Ollanta Humala como lo demuestran sus dos últimos artículos publicados en El Comercio el 14 y 21 de mayo de este año. En ambos, Garrido expresa tres planteamientos: a) que “nunca ha sido más evidente” que el actual crecimiento es lo que ha permitido la reducción de la pobreza y el proceso de inclusión social que hoy se vive en el país; b) que Ollanta Humala, otrora enemigo, ha puesto en práctica una estrategia pro-pobre; y, c) que en la lucha contra la pobreza “se requiere poner a un costado las ideologías”. Sospecho que ni Garrido ni Bullard se creen este último postulado.

Sin embargo, como siempre sucede, la realidad es más rica y compleja que las visiones ideologizadas, incluyendo las de los libertarios. Aquí solo un ejemplo. Sería bueno que alguien nos explique lo que claramente demuestran los datos del siguiente cuadro: ¿por qué cuanto más crecemos más nos vamos del país?

Los datos no engañan. Nos comenzamos a ir más al extranjero justamente cuando empezamos a crecer. No hay que ser zahorí para entender que esta aparente paradoja tiene relación con la calidad de nuestro crecimiento.

Julio Gamero ha demostrado, en función de diez variables que determinan lo que es un trabajo decente según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que de cada 100 trabajadores (asalariados y no asalariados), solamente ocho disponen de un “trabajo decente” en el país, es decir el 8%. La situación mejora entre los asalariados (llega a un 20%), probablemente por el tamaño de las empresas y la presencia de sindicatos.

Hay que recordar que los trabajadores no tienen el derecho a la negociación colectiva y tienen un dudoso derecho de huelga, lo que repercute en una mayor precarización de la fuerza laboral, y aumenta la “indecencia” en el trabajo. A esto se agrega que el Perú es el país suramericano con el sueldo mínimo más bajo, luego de Bolivia.

El otro tema, que demuestra el incremento de la desigualdad en pleno crecimiento, es la distribución del PBI por tipo de ingreso. En el año 2000, el 24,4% correspondió a las remuneraciones (es decir, a los trabajadores), mientras que el 59,1% a los beneficios de los empresarios; en el 2009, el porcentaje de las remuneraciones bajó al 22%, mientras que el de los beneficios subió al 62,8%.

Hay que destacar que el año 2008, año de mayor crecimiento, las remuneraciones alcanzaron sus niveles más bajos con 21,7%, mientras que los beneficios a los empresarios alcanzaron sus niveles más altos, 62,8%. Dicho en otras palabras, a más crecimiento menos ingresos, en términos relativos, para los trabajadores.

Con estos datos, sospecho que se puede afirmar que nuestro crecimiento económico es de baja calidad, que se basa en las materias primas, en el trabajo “indecente”, en bajos salarios, en una pésima distribución del ingreso y en una “fuga” hacia el exterior de nuestros compatriotas en búsqueda de un futuro mejor.

Estos datos, así como otros, como el daño ecológico, la creciente informalización, ilegalidad y tercerización de la economía, demuestran que la relación entre crecimiento e inclusión es dudosa y contradictoria.

Por eso vale la pena recordar a Paul Krugman, que nos dice que frente a la crisis internacional, las autoridades que manejaban el poder encontraron a economistas que les dijeron lo que querían oír, pese a que existían otros economistas que les advertían desesperadamente que los primeros estaban equivocados.

Para Krugman, fueron estas autoridades “los responsables políticos y la Gente Muy Seria los que decidieron (equivocadamente) quiénes eran serios y a quiénes merecía la pena escuchar, dando lugar a errores que ahora parecen cómicos. Pero no es una broma: es una historia de locura y desastre”. Y eso, nos puede pasar si seguimos ciegos a datos como los que acabamos de mostrar.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

Alberto Adrianzén M.

Disonancias

Parlamentario Andino