Creatividad peruana, causita

Días de desempleo: muchos de nosotros nos quedamos en casa, crucificados con los clavos de la frustración. Con el tiempo, incubamos futuras crisis cardíacas y cerebrales; ya no somos los mismos, nos alteramos con facilidad. Si es su caso, Lector Malapalabrero, relájese con mi Fino Arte de la Puntería Entomóloga, el pasatiempo que elucubré mientras mi vida se marchitaba por un mal amor. Comencemos: ¿Quién no tiene una mascota? De lo contrario adopte un perro o gato. Ya en casa, apresa sólo una pulga del animalito y trasládala al baño… ojo: asegúrate que el inodoro esté impecable (si eres Emo, compra tu mascarilla). Como si fuera una píldora potabilizadora, expulse cuidadosamente el sifonáptero en la taza de baño. Observe su chapuzón de imperceptible ruido. El insecto pataleará, buceará velozmente hacia el fondo como un torpedo loco –si es supersaltarina quebradora de leyes hidráulicas, utilizar enseguida la palanca descargadora–. Siempre regresa a la superficie haciendo “perrito”. No tenga piedad, recuerde que es “causita” de los vampiros. Acá viene la piedra de toque: afinarás milimétricamente el movimiento de tu cuello y cabeza para el esputo decisivo, la gota demoledora del diestro sniper. Si cae la baba precisa en la totalidad de su cuerpo, se hundirá irremediablemente; sino seguir intentando. Morir de agua –elemento que Tales creyó primario– es menos cruel y más digno que chancarlo con las uñas y escuchar el desagradable crac. Finalmente, exhorto al Ejecutivo difundir como peruanísima dicha afición, antes que Chile se la apropie.

| 09 junio 2008 12:06 AM | Columnistas y Colaboradores | 370 Lecturas
370

 


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Luis Torres Montero

Malas palabras

www.malaspalabras.pe