Corrupción en Perú y España

España arde de ira al descubrir que el partido que los gobierna no solo mintió al presentarse como una alternativa a las medidas de austeridad de su predecesor y que en su papel de defensores de los banqueros se han dedicado a desmontar los pilares del Estado de bienestar que existían en ese país, sino que ahora resulta que esos mismos tipos, empezando por el presidente Mariano Rajoy, eran parte de una red de corrupción que recibía dinero negro de las grandes empresas que se lo repartían a través de una planilla secreta que ahora está siendo mostrada en los diarios.

| 04 febrero 2013 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 894 Lecturas
894

O sea, le imponen la austeridad a los que ninguna culpa tienen de la crisis, subsidian a los responsables del desbarajuste para que el sistema siga funcionando y cobran sueldos paralelos proporcionados por los beneficiarios de sus decisiones. ¿Cómo esperar que la gente no esté reclamando en las calles la salida del gobierno del Partido Popular y la cárcel para sus principales dirigentes? Las escenas de calle en Madrid y otras ciudades hacen pensar fácilmente en el Perú del año 2000 cuando estábamos invadidos por el asco a la corrupción fujimorista que había sido captada en video por uno de sus principales protagonistas.

Pero no hace mucho, en España no había crisis sino crecimiento que parecía tan imparable como el que tenemos en el Perú de los últimos años. Y en ese escenario de sobreconsumo y crecientes oportunidades ya aparecían fuertes indicios de corrupción de la clase política y formidables excesos en las ganancias de los grandes grupos económicos, y a la mayoría del país casi no le interesaba el tema. Si bien nunca hemos sabido de un español que diga como lo hacen muchos pobres peruanos: ¿quién no roba?, si lo que importa es que se haga obra; en realidad la filosofía de la coexistencia con los corruptos estaba establecida, como hoy se puede ver en parte de las clases medias y altas que sin mucho pudor decidieron su voto por la hija de Fujimori.

Entonces se puede concluir que en países como el Perú y España conciliamos con los ladrones que ejercen el poder mientras la abundancia pueda repartirse aunque sea en términos muy desiguales. Es esa conciliación lo que hace que los corruptos se organicen cada vez mejor y que los modos de saquear al Estado y de someterlo a los intereses privados, se vayan institucionalizando y se hagan parte de una aparente normalidad. Las crisis, en ese sentido, son como una limpia profunda que evidencia las reales relaciones de poder.

Los cuadernos de Bárcenas, donde figuran Rajoy, Aznar y otros cobrando regularmente dinero negro de la corrupción, y los vladivideos de Montesinos y Fujimori, se convirtieron en elementos mortales para los gobiernos porque salieron al aire cuando ya la sociedad se había peleado con ellos. La lección por supuesto es que la corrupción siempre nos lleva hacia el desastre económico y político, y que la conciliación sólo sirve para facilitarle nuevas victorias a los tramposos mientras se prepara el momento del golpe que siempre llega.

España está ahora en trance de Cuatro Suyos, mientras el Perú de Fujimori, García y Castañeda saldará cuentas con la corrupción más temprano que tarde.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista