Correos imaginarios de la década del asco (I)

Señores de Sedapal: Hemos sufrido un hatoro, señores de SEDAPAL (Urgente), y no podemos manejar nuestras computadoras, siendo el problema mayor en el Ducto matrís, o sea el Servidor que les escribe esta URGENCIA. Por fabor, ayuda en este caso.

Atentamente,

Moisés Wolfensonso

Por Diario La Primera | 20 feb 2009 |    

-------------------------------------------------------------------------------

Sr. Jaimito Bayly

Dear:

Estoy de acuerdo con que no debe haber polarización. Fujimori lo ha hecho muy bien y tú tienes razón: la oposición exagera.

Siempre tuya,

Marisol Cruz y Yá

-------------------------------------------------------------------------------

Monseñor y Cardenal, vamos:

Los rojos sólo conocen un lenguaje, mi señor: el de las armas, el del paseo sin retorno y el de la fosa cavada por ellos mismos. Esto es una cruzada, Monseñor y Cardenal, jamás olvide que esto es por el bien de todos. Matad a los impuros, que seréis recompensados.

Respetuosamente,

Francisco Franco Bahamonde (Monumento a los Caídos, entrando a la derecha).

-------------------------------------------------------------------------------

Laurita:

¿Podrías decirme por qué no acudiste a Cuarto y Mitad el día previsto, el del tricentenario de nuestro noviazgo?

Recuerdo que un día, delante de Ana Karenina, me dijiste que siempre morirías por mÑ

Dirás que has cumplido tu palabra en repetidas ocasiones, pero eso no basta. Sucede que no te tengo a mano.

¿Por qué hacerme sufrir? Una parte de mí me dice que debo olvidarte. Las otras me obligan a seguirte.

Enteramente tuyo,

Jack el Destripador

-------------------------------------------------------------------------------

Sr. Carlos Raffo

Distinguido Sr.

No entiendo por qué me llama asesino. No entiendo su odio. No entiendo por qué dice que he puesto en peligro su existencia y la de sus mejores amigos.

A la espera de sus explicaciones de caballero,

Atentamente,

Alexander Fleming

London

-------------------------------------------------------------------------------

Sr. Dr. Carlos Torres y Torres Lara

Tengo una interpretación auténtica para usted: es Ud. un pobre diablo.

Firma,

La Constitución

-------------------------------------------------------------------------------

Monsieur Pablo Macera

¿Qué se puede hacer ante la fuerza bruta? Pues eso: ceder tácticamente y afianzarse estratégicamente. La plebe no entiende de estas cosas. Nosotros, sÑ

Suyo,

Mariscal Petain

-------------------------------------------------------------------------------

Señora Laura Bozzo

Acabo de matar a mi madre con una cremolada fosforada, a mi padre de un infarto por un pagaré que le falsifiqué, al perro Fifo con un destornillador de punta estrella y a mis dos hermanitos con mis propias manos. ¿Ahora sí puedo ir a su programa? Por favor, señorita Laura, porfi.

A la espera de su respuesta positiva,

La bestia de Cieneguilla

-------------------------------------------------------------------------------

Sr. Eduardo Calmell

Director de Expreso

Me he enterado de que en tu periódico trabajan sólo colegas y es por eso que me atrevo a sugerirte la contratación de la señorita cuya hoja de vida acompaña a ésta.

Ella tiene sus papeles en regla, incluidos los certificados de ley, y su excelencia está fuera de discusión con los diplomas y títulos que podrás ver en su file.

Fraternalmente,

Rin Tin Tin

-------------------------------------------------------------------------------

Monsieur Tudelá,

Toda mi vida quise ser como usted. Es decir, ejercer mi profesión y conservar el respeto de la sociedad. Me ha sido difícil, sin embargo. A veces, de domingo, subiendo por Montmartre, alguien me reconoce y me dice algo lascivo y me pongo a llorar.

Me han dicho que usted hace lo mismo que yo pero tiene cargos públicos y honores de Estado. ¿Podría darme algún consejo?

Suya cuando le plazca,

Bubú de Montparnasse (4,000 francos/nuit)

-------------------------------------------------------------------------------

Querido Valle Riestra:

Me ha causado sorpresa que no hayas venido a nuestra última fiesta en Versalles. ¿Qué pasó? ¿El barón de Rennes se volvió a burlar de tu prótesis en el mentón? ¿La duquesa de Clermont-Ferrand te persiguió con su bebedizo afrodisiaco?

No es para tanto, Valle. Si te contara que a mí Luis ya ni me saluda desde que me descubrió haciéndolo con su ayuda de cámara lyonés.

Las últimas del corro: Manon ha pescado una infección terrible de manos del perverso de Lully, que italiano tenía que ser. Jean Pierre, el obeso, está viviendo con ese tal Guy, flor de plebeyez.

Tienes que venir a la francachela que estamos organizando para despedir al embajador de Anam, tan sofisticado él. Ha pedido que le cocinen un gran danés, ¿te imaginas?

Peruvianito, Javier querido: ven a vernos. Nos diviertes tanto cuando nos hablas de tu país y de lo salvajes que son. Traed la peluca rosada, que es la que mejor te queda.

Adieu mon cheri,

Madame Pompadour

-------------------------------------------------------------------------------

Sr. Embajador de los Estados Unidos

Hace nueve años fui asesinado por el Grupo Colina. El jefe de ese escuadrón sigue siendo Martin Rivas y el jefe de Martin Rivas, agente de la CIA hasta hace muy poco, sigue obedeciendo al señor Fujimori.

Soy uno de los tres mil desaparecidos en la “batalla” contra el senderismo, en el que nunca milité. Conmigo también se equivocaron.

Comprendo que la CIA le pida a usted ser cauto con un gobierno que tanto ha servido a los intereses de su país, pero me atrevo a decirle que todo tiene un límite.

Le escribo por simpatía y afinidad. En efecto, ambos estamos muertos. Yo, de verdad. Usted, moralmente hablando.

Atentamente,

N.N.

Cieneguilla, sin número.


    César Hildebrandt

    César Hildebrandt

    Opinión

    Columnista