Construyendo tolerancia

“Tolerancia Cero”, “Operación Coquito”, “Ley seca”, “Basta ya”, “Vamos a sacarnos la mugre por el Perú” y así una campaña tras otra, con nombres producto de una pobre creatividad y con resultados también pobres. Nos quejamos de que nadie hace nada por darnos seguridad y la respuesta de las instituciones responsables son estas campañas que duran un día o mediodía o quizás el tiempo de un enlace en vivo y en directo para cualquier noticiero matutino.

| 06 noviembre 2011 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.1k Lecturas
1101

La ley está ahí y esto lo saben muy bien las autoridades que tienen que hacerla cumplir. La ley está ahí y eso lo saben muchos que en vez de aplicarla correctamente, la usan para intimidarnos, ponernos entre la espada y la pared para conseguir una colaboración nuestra a su deteriorada economía. La coima o el arreglo que le dicen. En esto, todos somos culpables, claro que sí, tanto el que pide como el que da, pero ¿en qué momento cortamos el círculo vicioso? Pienso que la mayoría pensamos que nunca se arreglará, hemos perdido la esperanza, peor aún cuando lo que comprobamos cada día es un aumento en espiral ascendente y de características logarítmicas de estas situaciones.

Los mensajes que recibimos niños, jóvenes y mayores, son mensajes pesimistas, desestabilizadores; en vez de transmitir seguridad consiguen movernos el piso y que busquemos como salvarnos de cualquier situación peligrosa por nuestra cuenta. La intolerancia campea, muchos hacemos lo que nos da la gana, sabiendo que está mal, buscamos el atajo, el arreglo, el ganarnos alguito pasando por encima del otro. Los mensajes que recibimos nos empujan a estos comportamientos, es el ejemplo que recibimos.

Sin mensajes claros y firmes cualquier esfuerzo temporal por más creativo que fuese (y que no lo es), termina en el olvido pasando por el terreno del ridículo, sino recordemos a los policías correteando a los peatones para multarnos. La ley está ahí y entonces pues, hay que hacer que se cumpla y punto. De a poquitos pero que se cumpla, de manera segura y duradera. Algunos ejemplos: hoy en día prácticamente todos los conductores usamos correa de seguridad, algo que era imposible de conseguir hace unos pocos años. Costó trabajo pero se consiguió. Podríamos conseguir igual resultado con el SOAT, las revisiones técnicas, el respeto a las señales de tránsito (a todas), el no manejar borrachos, el no orinar en la calle, no botar desmonte ni basura en lugares prohibidos, el pedir y dar factura en todas las transacciones, el cruzar la pista por los lugares señalados, el hacer útiles los puentes peatonales, el que los padres cumplan con las asignaciones alimenticias, con estas pequeñas cosas para empezar. No es mucho pedir pero si estas pocas actividades se hicieran correctamente durante unos sesenta días ininterrumpidos en que veamos que se aplican sanciones que están en la ley, a quienes las incumplan. Si esto sucede, quizás estemos sembrando tolerancia y podamos en un futuro cercano cosechar respeto por los demás y vivir mejor, casi como en Suiza.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Jaime Lértora

¡Habla Jaime!

Columnista