Construcción Civil y Capeco suscriben convenio

El 20 de julio se suscribió por octavo año consecutivo a través del trato directo, el Convenio Colectivo entre la Federación de Trabajadores en Construcción Civil (FTCCP) y la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco). Este hecho demuestra que cuando existe diálogo con soluciones entre trabajadores y empresarios, se pueden obtener logros fundamentales para fortalecer la democracia y propiciar la justa distribución de la riqueza.

| 22 julio 2011 12:07 AM | Columnistas y Colaboradores | 2.2k Lecturas
2299

Con dicho acuerdo, que se produce gracias a la Negociación Colectiva por Rama, se obtienen aumentos salariales y otros beneficios que mejoran las condiciones de trabajo, además de incrementar la productividad y la calidad del servicio que ofrecen las empresas constructoras a sus clientes. El respeto a los derechos laborales es primordial para gozar de esta estabilidad en construcción civil.

Estos beneficios deben ser trasladados a otros sectores de la economía para que los trabajadores y trabajadoras también se beneficien de la riqueza que generan. Lamentablemente, la falta de voluntad de los gobiernos de turno, la política del “cholo barato” emprendida por muchos empresarios y la desunión sindical lo impiden. Esperamos que el nuevo régimen propicie un marco legal que comprometa a las partes y fortalezca el diálogo productivo, que brinde a las familias trabajadoras una mejor calidad de vida. Sin embargo, como referimos en el acto de suscripción del convenio colectivo, el gobierno del presidente García ha sido nefasto para los trabajadores, siendo uno de sus objetivos demoler los derechos laborales, como la negociación colectiva por rama en construcción civil, con la finalidad de dividir a los obreros y entregar su conducción a las mafias y bandas que con el rótulo sindical extorsionan y generan violencia en las obras, debido a que gozan de impunidad política y policial.

No contento con ello, García utilizando a los magistrados apristas en el Tribunal Constitucional pretende alcanzar su objetivo presionando a los juzgados en Chiclayo para que favorezcan a un supuesto empresario, que pretende desconocer los alcances del convenio para enriquecerse con la precarización y la informalidad laboral.

La Federación y sus bases no cesarán en su lucha por la defensa de sus derechos que no solo privilegia al sector trabajador sino a los empresarios, porque les permite alcanzar estabilidad y tener una previsibilidad en sus inversiones, además de mitigar los efectos de la violencia e inseguridad que promueve la delincuencia.

La aprobación de la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo será fundamental para consolidar los logros económicos y sociales que se consiguen con el convenio colectivo. Proteger la vida de los trabajadores significa garantizar la principal inversión no solo para la empresa sino para el país, tanto en construcción civil, como en otros sectores, porque dignifica a la familia y brinda un presente y futuro estable para todos y todas.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | |


...

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista