Conspiración contra la pesca alimentaria

Un controversial comunicado de la SNP (Sociedad Nacional de Pesquería), en contra de la gestión de la ministra de la Producción, Gladys Triveño, coincide con un Proyecto de Ley de una desacreditada Comisión de Producción y Mypes Congresal, reemplazando sus proyectos anteriores 14/2011-CR, 517/2011-CR y 1169/2011-CR, pretendiendo reducir de 5 a 3 millas la zona exclusiva artesanal y estableciendo un plazo de 3 años para el cumplimiento total de modernización, operatividad, seguridad, rentabilidad y sostenibilidad del recurso; vale decir, que se esperará un próximo gobierno, para conocer el desenlace de la verdadera política alimentaria.

| 20 octubre 2012 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 1k Lecturas
1035

Nuestras presunciones sobre desconocimientos, en la mayoría de integrantes de la Comisión de producción, empiezan a convertirse en fundadas sospechas de objetivos particulares, y no por el bienestar del país; más aún cuando la elaboración de su pretendido proyecto difiere totalmente de los conceptos que esgrimen las instituciones oficiales especializadas del Sector Pesquero.

La Directiva de la Comisión de Producción, interesada en priorizar la fabricación de harina, antes que la alimentación, hace oídos sordos a las denuncias sobre la colosal “Pesca Negra”, la invasión de las zonas de reserva por los empresarios industriales; y ni siquiera las denuncias de lavado de activos, o evasión tributaria, pareciera interesarles; sin embargo, se aplica la máxima severidad contra los pequeños empresarios, pretendiendo dar la falsa imagen de rectitud y justicia.

Las estimaciones del titular de la SNP, sobre que 1500 embarcaciones de menor escala derivarían 400 mil toneladas de pescado a la harina anualmente, se aprecian reducidas ante la pérdida de un millón y medio de toneladas que se deslizan al mar, como sólidos y líquidos putrefactos, por la carencia de refrigeración en las bodegas de las lanchas industriales que su institución representa.

Además de ocultar porcentajes importantes de pescas recibidas, se calcula que anualmente se pierde y no se declaran unos 3 millones de toneladas de pescado, contando con la complicidad de las empresas fiscalizadoras en los controles de descargas, y las deficiencias del control satelital.

La SNP se escandaliza por los excesos de las embarcaciones de menor escala, que por supuesto deben corregirse, pero no menciona el vandalismo contra nuestra riqueza marina y el allanamiento contra la economía del país que perpetra la mayoría de sus asociados.

El reciente rechazo del Ministerio de Trabajo, mediante expediente Nº 191-66 del 26.09.2012, al reconocimiento de una fraudulenta Directiva de la Federación de Pescadores, estaría ocasionando que directamente los representantes de las SNP, y funcionarios de algunas empresas asociadas, estén ofreciendo el pago de S/.60.00 al margen de movilidad y viáticos, a los pescadores actualmente inactivos, para participar el próximo martes 23 en Lima, en una movilización que, sin escatimar gastos, pretende rechazar el Decreto Supremo Nº 005-2012, y arremeter contra la ministra de la Producción, a quien algunos violentistas pretenderían incomodarla en su propio domicilio.

Soterradamente, los empresarios harineros, aprovechando la necesidad de los pescadores, pretenden, pues, alterar el ambiente en las calles, por sus fines lucrativos, actos que condenan cuando se trata de reclamos laborales.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...

Juan Rebaza Carpio

Mirando al mar