Conservación y ecoturismo

Una buena noticia de la semana ha sido conocer el proyecto de reforestación de las Lomas de Mangomarca, en el distrito de San Juan de Lurigancho, a cargo de los mismos vecinos.

Por Diario La Primera | 20 set 2008 |    

De las 67 formaciones de lomas que conforman el ecosistema de oasis de neblinas en la costa peruana, quizá queden 3 ó 4 que puedan considerarse conservadas, tales como las de Atiquipa y Lachay, en ese orden. El resto han sido devastadas, junto con gran parte del patrimonio natural y cultural del Perú.

La gran tarea que nos queda por delante es restaurar el capital natural arrasado, preservar lo que nos queda y convertirnos voluntariamente en una nación con un estilo de vida más simple y menos consumista, lo que aplica para todo el planeta.

Esta reconstrucción de la naturaleza mediante la arborización con especies nativas, disminuirá la contaminación, elevará el espíritu de los ciudadanos y fomentará el ecoturismo, que crea puestos de trabajo saludables y genera riqueza sostenible.

Es bueno saber que el ecoturismo genera prosperidad. Por ejemplo, en los Estados Unidos, el parque nacional de Yellowstone recibe 3 millones de visitantes por año y el Grand Teton en Wyoming 4 millones y maneja un presupuesto de US$ 12 millones al año. En el Perú, Machu Picchu genera US$ 1 millón por tarifas de ingreso al año y Lachay US$ 25 mil. El ecoturismo debe de fomentarse por sus múltiples beneficios.


    Samuel Morante

    Samuel Morante

    Ecomundo

    Columnista