Comunidades nativas: lo que estaba detrás

¡Gran victoria democrática! El Congreso derogó los DL 1015 y 1073 que agredían a las comunidades nativas de nuestra selva. Recordemos qué estaba en juego. El ministro de agricultura, Ismael Benavides, calificaba como “buitres del siglo XXI” a las ONGs que supuestamente estarían detrás de las protestas. García, por su parte, señalaba como “un error histórico” el intento de derogar estos DL. Y el ministro Brack pisaba en falso y apoyaba una propuesta anticonstitucional. Si, como se decía, sólo se trataba de igualar a las comunidades nativas con el procedimiento para la toma de decisiones de las comunidades de la costa y la sierra ¿por qué tanto brinco y desesperación?

Por Diario La Primera | 25 ago 2008 |    

Un intento similar quiso implementar el uribismo en Colombia, pero no pasó y posteriormente se descubrió que había intereses de inversionistas chilenos en la movida. Como se sabe Ismael Benavides es ingeniero agrónomo, pero durante mucho tiempo fue gerente general de Interbank. Así que combina la visión de los banqueros para los negocios con el conocimiento de las oportunidades que ofrece la selva para la explotación de sus recursos. Hasta donde tenemos entendido, es conocida la asociación de grupos económicos chilenos con el Interbank.

De otro lado, y como se sabe, la admiración de García por el uribismo es pública y notoria. También, su afán de congraciarse con las inversiones chilenas en nuestro país y su temor a que el gobierno del sur “se moleste” si insistimos en un trato entre iguales. Los ingentes recursos y potencialidades de nuestra amazonía - agua dulce, hidrocarburos, medio ambiente, etc. -empiezan a ser acosados por la primera potencia, sus grandes empresas o sus países ayayeros. Hasta en sus textos escolares, para un cercano futuro, ya la consideran bajo un tutelaje internacional. Y, dentro de nuestros vecinos, Chile es el único país que no tiene selva alguna y anhela participar en la explotación de sus recursos. Lo que está bien, siempre y cuando estemos alertas ante los planes de expandir su presencia, pero sin sacrificar los legítimos intereses e identidad de nuestras comunidades nativas ¿Era mucho pedir?

Así, pues, a veces hay que bloquear puentes para defender el estado de derecho!


    Carlos Tapia

    Carlos Tapia

    Opinión

    Columnista