Comunicando autoridad

Nos hemos ocupado en artículos anteriores de la anomia, de esa casi tradicional característica de hacer lo que nos da la gana, sin reglas, sacándole la vuelta a la norma, a la ley, al reglamento, al dispositivo, en fin a todo aquello que nos pone límites. Casi como una utopía pero del desorden. No se puede vivir mucho tiempo así, en algún momento, quizás muy pronto, explotaremos individual o colectivamente.

| 13 noviembre 2011 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.1k Lecturas
1115

El 12 de octubre, además del cumpleaños de un querido amigo, es para los de mi generación, el día de la raza. Para los más jóvenes informaré que se conmemoraba, con feriado incluido, el descubrimiento de América. Años después por comprensibles razones y por decreto se eliminó el festejo. Sin embargo, viejos y jóvenes entendemos muy bien cuando frente a una acción de alguien que hace lo que le da la gana, que no respeta, exclamamos: ¡que tal raza!

Pero el 12 de octubre es además para mí la fecha en que toca la revisión técnica de mi vehículo. Desde que se instaló la obligación de pasar la revisión todos los años, puntualmente lo hago pese a que soy parte de la minoría. He leído hace muy poco que sólo cuatro de cada diez vehículos cumplen con la norma. Entonces exclamé: ¡que tal raza! (realmente dije algo parecido pero más contundente). En realidad, vengo clamando y exclamando ¡que tal raza!, desde hace tiempo ya que fui uno de los primeros en comprar un SOAT. Recuerdo para los desmemoriados que SOAT y RT (revisión técnica), fueron, luego de declararse de obligatorio cumplimiento, prorrogadas por un año, sin sanción alguna para los que no cumplieron. Añado que también conozco que muchos falsifican las calcomanías y otros coimean cuando se les exige que muestren la evidencia de estar en regla.

¡Bueno pues! ¿Dónde está la autoridad? ¿Quién es el responsable de hacer que los anómicos sigan haciendo lo que les da la gana? ¿Qué es lo que esa autoridad responsable e inubicable está comunicando? Me acuerdo de una de las huachafas campañas de la recientemente descabezada policía “Tolerancia cero”, sólo superada en creatividad por la campaña de multas a los peatones. Hoy mismo vi a un patrullero sin luces posteriores, ¿pero es acaso la policía la autoridad responsable del tema que me preocupa, o son los municipios? ¿Quizás alguna de las iglesias? ¿Los Boy Scouts? ¿Alguien se hace responsable?

Lo que están comunicando, ya que sabemos muy bien que todo comunica, es que los idiotas como yo, seguiremos siendo idiotas. También me comunican que mi seguridad les importa un bledo, ya que la revisión técnica es la garantía de que el vehículo está en condiciones óptimas de funcionamiento. Los que no la pasan es porque, entre otras causales, tienen defectos en los frenos, la dirección, el sistema eléctrico, la suspensión y un largo etcétera ¿Será casualidad que la mayoría de las crónicas diarias de accidentes citan estas causales? Lo que está comunicando está autoridad, es que no existe, que no está, que se fue de vacaciones y que, por tanto, todos podemos hacer lo que nos de la gana.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Jaime Lértora

¡Habla Jaime!

Columnista