Comunicación en la empresa

Las organizaciones funcionan dentro de edificios, fábricas, edificios de oficinas, dentro de obras físicas, las que están ocupadas, pobladas, habitadas por individuos que trabajan en ellas; cuando estos individuos, estos humanos, no están allí, salen de allí, esos cascarones se quedan como tal, cascarones vacíos, no son nada, no pueden hacer nada.

| 19 mayo 2013 08:05 PM | Columnistas y Colaboradores | 3k Lecturas
Comunicación en la empresa

Más datos

3062

Para que funcionen, esas empresas necesitan de los hombres, necesitan de los humanos, necesitan de esos humanos comportándose, es decir, siendo capaces de saber que hay otros como él, iguales a él, hacedores de las tareas específicas para las cuales los han contratado a cada uno de ellos.De hecho una empresa es de éxito solamente cuando tiene trabajadores de éxito.

Cuando los que están adentro no creen en lo que hacen, ninguna campaña de motivación y ninguna campaña de marketing, por bien planificada y creativa, va a poder reflejar ante la sociedad la imagen que sus trabajadores debieran haber construido; son entonces los hombres que trabajan en las empresas y sus comportamientos los que van a construir esa imagen y también son ellos los que van a señalar el camino de cada una de estas empresas.¿Cómo se puede sostener la convicción en la tarea que realizan los trabajadores? Pues a través de la comunicación abierta.Los humanos necesitamos ser reconocidos, somos primero personas y luego trabajadores.

Como personas en constante construcción, no debemos dejar de preocuparnos por la forma en que comunicamos, con nosotros mismos y con los demás.Una comunicación abierta es una comunicación asertiva y empática.

Asertiva porque nos permite decir con convicción, con seguridad, sin temor alguno, las cosas que quiero decirle al otro o a los otros, lo que realmente siento sabiendo a quién se las estoy diciendo, dándome cuenta a quién me estoy dirigiendo y por qué lo estoy haciendo.Resulta empática porque valoro lo que ellos me dicen, aprendo a escucharlos y de esta ida y vuelta de comportamiento asertivo producto de una comunicación abierta nos beneficiamos todos los que trabajamos en esa misma empresa y entonces los edificios ya no están vacíos y, entre otros beneficios, nos sentiremos más a gusto haciendo aquello por lo que nos pagan.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | | |


...

Jaime Lértora

¡Habla Jaime!

Columnista