Compromiso con la seguridad

En términos de prevención en seguridad vial, todo conductor de cualquier tipo de vehículo motorizado debe incorporar en su actitud en la vía pública un auténtico compromiso con la seguridad.

Por Diario La Primera | 15 octubre 2012 |  517 
517  

Empecemos: 1) Conducir bien es un reto en sí mismo, no podemos pretender pilotear un automotor regular o mal, este acto sería una verdadera irresponsabilidad. 2) No podemos pretender que conducir se aprende de la noche a la mañana, de ahí, nuestra protesta permanente a la autoridad por la facilidad con la que se otorgan las licencias de conducir. 3) El conductor debe tener conciencia de sus propias limitaciones. 4) El conductor en lo posible debe estar premunido del tipo de escenario de conducción por donde circulará. 5) Todo conductor debe estar preparado para enfrentar situaciones impredecibles en el tráfico cotidiano, por ejemplo, las acciones incorrectas de terceros conductores, imprudencia peatonal, condiciones irregulares de las pistas, las inclemencias del clima, etc. Todos los conductores deben aprender antes que sean merecedores de una licencia de conducir que el factor riesgo siempre estará presente y entender su significado aplicado a la prevención en seguridad vial como una medida de probabilidad y severidad de potenciales efectos adversos en la vía pública. Todas las acciones que se generan en la vía pública tienen riesgos, desde los moderados e imperceptibles hasta los que revisten peligro inminente, ya no solamente potenciales, es en este tipo de acciones de tránsito que el conductor puede aprender el tipo de riesgos que puede controlar o asumir como conductor responsable. Muchísimos incidentes de tránsito, desde los leves sin daños a la persona (solo fierros retorcidos) hasta los severos que comprometen la vida y salud de las personas, llevándolos a lesiones graves o la muerte, ocurren porque los conductores usan muy poco el buen juicio, el sentido común y toman riesgos innecesarios. La construcción de un conductor comprometido con la seguridad, va más allá de haber accedido a un brevete, conocer la teoría del reglamento de tránsito y tener habilidades y destrezas de manejo. Las habilidades mentales que también se entrenan, enseña al piloto a minimizar riesgos y a manejar las situaciones complicadas del escenario de conducción cotidiano. Hasta mañana.
Referencia
Propia

    Federico Battifora
    Loading...

    Deje un comentario