Compromiso histórico

El que tiene que asumir el Gobierno Central con el gran cambio del transporte urbano en la capital, desde el Presidente de la República, el ministro de Trabajo, el de Transporte, La ministra de Educación, del Interior, el presidente del Consejo de Ministros y que solo podrá reflejarse a través de un cambio de ACTITUD ante lo que significa la movilidad diaria de los ciudadanos y todo lo que esta actividad conlleva y compromete al poder político.

Por Diario La Primera | 02 ago 2012 |    
La nueva visión propuesta por Villarán en lo referente a la ciudad de Lima y su transporte urbano masivo y la interacción social a través de la seguridad vial, el respeto al usuario, la formalización en regla de los operadores y por ende un trato más justo para los choferes y cobradores y sobre todo por la inmensa mayoría de ciudadanos que son dependientes de este importante y transversal servicio público. Atrás y en forma valiente, deben quedar los viejos y anquilosados conceptos de que en el transporte se puede acallar y solapar el crónico desempleo formal que adolece por décadas nuestra patria, es muy común escuchar que en el Perú, el que no tiene trabajo, el transporte es su salvación, no tienes chamba, entonces dedícate al TAXI, esto debe terminarse y para que esto termine es necesario un cambio comprometido de actitud y visión. El transporte puede seguir siendo una gran usina generadora de empleo productivo y FORMAL, donde también se aplique la normatividad laboral vigente y con mayor razón por lo que su trabajo representa, una fiscalización al centímetro paradójicamente los llevará a mejores ingresos económicos. Esto aún no se termina de comprender, pero dificulto que en las altas esferas del poder no logren comprender lo que estoy escribiendo, lo que sucede es que se deben tomar decisiones de orden político, para que la gran transformación dure menos tiempo y no se fracase y apoyar sin remilgos y mezquindades a la administración Villarán, estaremos atentos para puntualizar, como ciudadano, si esta sutil ACTITUD no se materializa desde la cima del poder político de turno. Hasta mañana.

    Federico Battifora