Comicios históricos pero sin marketing

Un candidato carismático que llegó como un outsider y trepó en las encuestas a fuerza de promesas de cambio. Una mujer con dilatada experiencia política que forma parte del establishment, pero se presenta como algo nuevo. Y un ex militar que propone orden interno para que su país recupere la dignidad externa. A no confundirse: no se trata de Paraguay, sino de Estados Unidos. Cualquier semejanza entre el histórico proceso eleccionario que vive Paraguay y la emocionante campaña electoral que conmociona a Estados Unidos, no es pura coincidencia: ambos países atraviesan un momento bisagra que terminará produciendo, gane quién gane, una situación impensada hasta hace poco tiempo.

Por Diario La Primera | 20 abr 2008 |    

Y aunque es entendible que los debates y las encuestas protagonizadas por Barack Obama, Hillary Clinton y John McCain tengan mayor repercusión, porque alguno de ellos se convertirá en el hombre o la mujer más poderosa del planeta cuando ingrese a la Casa Blanca, no hay nada que haga de aquella elección algo más apasionante que la que hoy concluye en Paraguay.

Está dicho: estas elecciones también son históricas, pero tienen menos marketing.

    Rodrigo Lloret

    Rodrigo Lloret

    Opinión

    Perfil.com