Cerrojo ideológico

Termina otra huelga médica con un acuerdo de bonificaciones que no se incluyen en el salario. Igual suele suceder con los maestros y en realidad con todo el sector público.

| 25 octubre 2012 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 777 Lecturas
777

No es que no existan recursos, sino que el cerrojo ideológico remachado desde la dictadura de Alberto Fujimori, establece que los empleados públicos de carrera no deben estar bien pagados. Los servicios deben de ser mediocres porque son para los pobres, mientras se publicita que lo privado es mejor.

Este discurso profundamente equivocado, pretende homologar modernidad con privatización. Para forzarlo, nada mejor que condenar al Estado al rol subsidiario en el que lo arrincona la Constitución de 1993.

El diktat ortodoxo nos quiere hacer creer que así funciona el resto del planeta, en particular los países más avanzados. Eso es falso de toda falsedad. Si uno revisa el Índice de Desarrollo Humano publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (www.hdr.undp.org), encuentra que los países de más alta calidad de vida, le dedican un porcentaje muy importante de su producto interno bruto a las políticas sociales, en particular a salud y educación.

El Perú gasta apenas el 2.5% de su PIB en salud y el 2.7% en educación. Ocupa el puesto 80 en la clasificación del IDH del 2011, (reajustado por desigualdad). Todos los que se encuentran mejor nos superan largamente en gasto público.

Noruega, en el primer lugar de una lista de 187 países, invierte el 7.2% en salud y el 6.8% en educación, del total de su producto bruto. Es un pequeño país de menos de cinco millones de habitantes, que algún avezado crítico local calificaría como primario exportador, por sus enormes yacimientos de hidrocarburos y sus grandes minas a tajo abierto. Australia, en el segundo puesto, alcanza el 6% en salud y el 4.5% de su PIB en educación. A continuación, Holanda lo hace con el 7.3% en el primero y con el 5.3% en el sector educativo.

En los Estados Unidos, país emblemático del capitalismo de libre mercado, la proporción de su gigantesco PIB en salud llega al 7.1% y en educación al 5.5%. En la campaña, el presidente Barack Obama propone elevar los presupuestos educativos para ubicarse entre los primeros en la sociedad del conocimiento. Al contrario de la derecha, entiende que la salud no tiene que ver con la compasión al pobre, sino con la responsabilidad del Estado de atender la calidad de vida de sus ciudadanos.

Los países mejor clasificados de América Latina, que son Chile (44) y Argentina (45) destinan, el primero, el 3.7% y el 4% en salud y educación; y el segundo, 5.1% y 4.9% en esos rubros. Cuba tiene las cifras más elevadas del continente, con 9.9% y 13.6% respectivamente. Hasta Bolivia nos deja atrás: en el sector educativo nos duplica con el 6.3%

El Perú está rezagado a nivel continental y mundial en esta inversión pública, esencial para el desarrollo humano. Todo gracias a un esquema fuertemente ideologizado que maltrata permanentemente el gasto social.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Deje un comentario

Espere...