Celebrando mis 30 días de columnista

Siempre escribo esta columna con el hip hop en mis oídos: bailo, salto, hago movimientos talentosos. Sólo me gana el ‘Puma’ Carranza. Es en ese momento donde yo imagino esta página de ‘amenidades’ envolverse, con la intención de atrapar un rico pescado, un inminente sudadito chorrillano. Y me voy a la Catedral a soplar mi velita cumpleañera de estos 30 días. El cardenal Cipriani me ha concedido su atril y micrófono. Grité a todo pulmón: “Son mis Malas Palabras en vivo, damas y caballeros de esta Lima cínica, treinta días ininterrumpidos de columnista no se cumplen así nomás y que juan lucho se comulgue mí…”. De milagro, escapé. Prendí la TV y los conductores de canal N presentaron la portada de este diario en su matutino. What a fuck! Eso sí me desquició y me volví John Lennon, imaginando utopías. Imaginé que el cine peruano compite con Bollywood, la poderosísima industria del séptimo arte indio. Entonces, ‘Incawood’, luce nuestras delicias sin necesidad de romper las veredas. Imaginé un cantautor decir: “Chabuca Granda, ya fuiste”. Y el condenado cantó José Antonio en versión ‘perreo chacalonero’. Imaginé mafias acorraladas. Como esa televisora que no paga sus impuestos al Estado. O sea el 2 ¡Y que el Perú se siga fumando el troncho del control remoto! Pero no. Amanecemos todos los días con la visión de un niño lejano que solloza por el plato vacío. Ni champagne ni chantilly, bastan dos ‘huevos’ bien puestos para escribir. Y cual Polo Campos, mis estimados malapalabreros, celebremos estos treinta así: ¡seco y volteado!

Por Diario La Primera | 05 jul 2008 |    

 


    Luis Torres Montero

    Luis Torres Montero

    Malas palabras

    www.malaspalabras.pe