Carta achori al cardenal Cipriani

Causirri Cipriani: No te metas en política. No es lo tuyo.

Por Diario La Primera | 30 jul 2009 |    

Mira, te mandaste un floro bien monse en el Te Deum sobre “intentos de intromisión extranjera” y te apuesto que todos los fieles se taparon la cara de la vergüenza ajena, con una hostia radioactiva contra tu calambre de cuerdas vocales bota espuma. Cacofonía pura oficial. Respeta tu altísimo cargo de mandado de Roma. Te pongo un ejemplo: “Habla, vas”, dice un cobrador de combi en la ruta hacia Túpac; te gustaría que diga, en vez de eso, el “Suban, choches, sanguis eius super nos et filios nostros: Sanctus, Sanctus, Sanctus, Satanás, Satanás, Satanás! Pleni sunt infernus et terra gloria tua! Per omnia saecula saeculorum!” ¿No corre, verdad? Ya pues, algo así: a azufre hueles; desubicadísimo cuando quieres parecer el papa apocalíptico de este pequeño reino del Perú, el cual crees que es tu patio trasero y ni el monaguillo te soporta. No, man, te recuerdo que tu cargo también es efímero, tanto o más que tus ansias de pena de muerte al Abimael; más duradero es Rafael Rey como presidente de la República, imagen con que amaneces y anocheces en tus santas piedras de la nada. Te comportas, pes, varón, que de entrometido en el cáliz manipulador ya estás, y no quieras lo otro: meter las narices donde sólo hay la inscripción pá tu sitio sepulcral próximo a las catacumbas. Aprende del jesuita Bambarén, pe, que te mandará a callar de nuevo si sigues así -ni tú eres Chávez ni él el rey de España, así que el encuentro pasará como altercado de borrachitos de cebichería nocturna-. Más respeto con las mentes pensantes, mi dicharachero alguacil de las almas afligidas, los óbolos hasta en los pompis te han hecho duro. Ah, pá que te vayas al sobre: si Fujimori está adentro, pues tú también deberías estarlo, por defenderlo usando la capa y espada del divino durante los noventas. Lo tuyo fue doble delito, bro, pasa pasa nomás.

    Luis Torres Montero

    Luis Torres Montero

    Malas palabras

    www.malaspalabras.pe