Carranza, el Ministro que vive en las nubes

Hay que vivir en las nubes, en otro planeta, intentar tapar el sol con la mano o pretender burlarse de la inteligencia de los peruanos para sostener lo siguiente: “A ver, esta crisis golpeará a sectores muy concretos, a los extremadamente pobres los va a favorecer porque los precios de los alimentos están cayendo y ellos no tienen empleo. Esta crisis golpeará a las ciudades y no al campo. Además al aumentar el gasto en infraestructura básica en zonas rurales el bienestar mejorará”.

| 16 febrero 2009 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 429 Lecturas
429

Aunque Ud. lector no lo crea, esta afirmación pertenece nada más ni nada menos que al señor Ministro de Economía y Finanzas del Perú, el Dr. Luis Carranza Ugarte. Si aún no sale de su asombro, le hago recordar que es el mismo funcionario que con el Decreto Supremo No. 211-2006-EF desgravó 2,894 partidas arancelarias, incluyendo bienes de capital e insumos para el agro; luego con el Decreto Supremo No. 105-2007-EF borró todos los derechos arancelarios fijos y variables para el trigo; seguidamente con el Decreto Supremo No. 158-2007-EF redujo aranceles para 4,135 partidas, incluyendo alimentos y a continuación con el Decreto Supremo No. 038-2008-EF eliminó las últimas defensas arancelarias de algunos alimentos básicos. El argumento del Dr. Carranza para derrumbar las últimas defensas del agro peruano a la importación de alimentos subisidiados y que abrió todas las puertas del mercado peruano un año antes incluso del TLC con Estados Unidos fue simple y contundente: “Con esta medida, los precios bajarán en un promedio de 10 por ciento en los próximos seis meses”.

Por supuesto que los precios no sólo no bajaron, sino siguieron en alza al mismo ritmo que subían como espuma las ganancias de los oligopolios importadores de alimentos que se embolsicaron, gracias al Dr. Carranza, más de 500 millones de dólares.

El Dr. Carranza sabe que toda la importación de alimentos subsidiados y ahora sin aranceles por el TLC, trigo, aceites, lácteos, algodón, maíz, benefician mayormente a los oligopolios industriales que procesan estas materias primas (Alicorp y Gloria, para sólo citar a dos pulpos) y que nunca trasladan sus menores precios y costos a los consumidores.

Sabe también el Dr. Carranza que un puñado de monopolios controlan la comercialización del maíz, el café, la fibra de alpaca, el trigo, el algodón, la madera y otros productos. El reino de los oligopolios y los monopolios instalados en la industria alimentaria y en la comercialización agraria condenan al agro peruano a la inviabilidad.

El Dr. Carranza lo sabe. Pero él es servidor de ese reino

Loading...



...

Róger Rumrrill

En el ojo de la tormenta