Caras y gestos

Cara y gesto son palabras cercanas, es en el rostro en la cara donde se ven las emociones, los estados de ánimo representados. No es propio decir que tenemos el codo triste o la rodilla alegre.

| 11 octubre 2009 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 2.8k Lecturas
2820

Nuestro rostro informa a los demás de nuestro ánimo, o por lo menos así debiera ser. Es fácil comprobar que no somos muy amigos de esta forma de comunicación, de este compartir nuestras emociones con los demás, al menos visualmente. En cambio sí podemos ver imágenes de casi plena emocionalidad, aunque actuadas y por tanto poco auténticas, en los comerciales que la publicidad nos endilga con una insistencia casi neurótica. En el día a día, sin embargo, lo que vemos es una colección de rostros inexpresivos, lejanos, monótonos, aburridos, cansados y que dicen muy poco de nuestra condición de humanos. Me viene a la mente la frase de Luis Felipe Ángel, Sofocleto, genial y muy extrañado humorista: “el hombre desciende del mono y continúa descendiendo”.

En la cara se ven los gestos. El gesto no es otra cosa que el producto de un trabajo, de un esfuerzo: el de llevar, de traer el estado de ánimo al rostro, es decir adonde se pueda ver. Un trabajo que de pronto no nos resulta fácil o que no nos interesa realizar. Las razones por las que comúnmente no hacemos este trabajo de expresar emociones pueden ir desde la timidez hasta la flojera pasando sabe Dios por cuantas otras. Lo cierto es que hay un trabajo que podríamos hacer y que no estamos haciendo. No somos culpables de la cara que tenemos, que es el resultado de la genética, de la herencia de nuestros padres, pero sí somos responsables únicos de la cara que ponemos resultado muchas veces del ocio, de la flojera, del desgano en procurar un mejor rostro, más cercano a la emoción que estamos experimentando, que estamos viviendo.

Para reforzar el significado de gesto como acción, como el trabajo de traer o llevar, juguemos a analizar esta palabra. La raíz latina, gestus, la encontramos en palabras como gestar: “la mujer que está gestando está llevando un niño a la vida”. La encontramos también en la palabra gestión: “el gerente es el encargado de llevar adelante los planes, programas, presupuestos de la empresa que dirige”. La silla portátil que transporta al Papa se llama silla gestatoria. Queda claro, entonces, que gesto es el trabajo de llevar el estado de ánimo, las emociones al rostro, adonde los demás puedan verlo.

¿Y para qué quisieran ver los demás como nos sentimos? ¿Por qué tendríamos que estar mostrando siempre nuestros estados de ánimo? Pues para sentirnos mejor, para expresar y vivir a plenitud, para proyectar energía, entusiasmo, ganas, para mostrarnos afectuosos, para ser verídicos y creíbles, creíbles y queribles. No olvidemos que somos parte de una comunidad y que a los demás les interesamos o les debiéramos interesar. Acercarnos a través del espejo de nuestro rostro expresando a plenitud quizás pueda conseguir el milagro de la reproducción de los rostros animados, expresivos, en fin más humanos que los de ahora.

¿Y para qué quisieran ver los demás como nos sentimos? ¿Por qué tendríamos que estar mostrando siempre nuestros estados de ánimo? Pues para sentirnos mejor, para expresar y vivir a plenitud, para proyectar energía, entusiasmo, ganas, para mostrarnos afectuosos, para ser verídicos y creíbles, creíbles y queribles. No olvidemos que somos parte de una comunidad y que a los demás les interesamos o les debiéramos interesar. Acercarnos a través del espejo de nuestro rostro expresando a plenitud quizás pueda conseguir el milagro de la reproducción de los rostros animados, expresivos, en fin más humanos que los de ahora.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | |


...

Jaime Lértora

¡Habla Jaime!

Columnista