Capriles derrotado en Lima

Conmovedor, Vargas Llosa diría qué patético si en este punto no estuviera compartiendo la misma perspectiva, digo, era ver a Luz Salgado, Martha Chávez y otras con sus cacerolas democráticas por una Venezuela sin chavismo.

| 20 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 909 Lecturas
909

Abajo el fraude, decían estas señoras, que Ollanta no vaya a avalar al “gobierno ilegítimo” de Maduro. Y todo el mundo evocaba las escenas del año 2000, cuando ellas y ellos tenían todo el poder en las manos y nos quisieron imponer la re-reelección.

Pruebas, gritó la Martha, en respuesta Verónika Mendoza que les recordó su pasado. Y parece que confiaba en que nadie tuviera presente la interpretación auténtica, los diarios chicha, la compra de los grandes medios de comunicación, la ONPE de Portillo, el control militar del voto en las zonas rurales, la composición digitada del Jurado de Elecciones, el ausentismo de la segunda vuelta, la compra posterior de parlamentarios de oposición, etc.

¿O eso nunca ocurrió?

Y la Salgado, mi madre, que ella estuvo en la mesa que entregó la presidencia del Congreso para entregarlo a Paniagua para evitar enfrentamientos entre peruanos. O sea que no hubo resistencia popular al caballazo de la dictadura, Cuatro Suyos y movilización en todo el país, incluido el simbólico levantamiento de Locumba, y represión brutal, juramentación sin presidentes de otros países, intento de negociar una salida y fuga del actual prisionero de la DIROES.

En otras palabras, Capriles se encontró con el mejor partido político, para encabezar la batalla perdida por impedir el viaje de Humala a Caracas. Todo un símbolo que además acaba con la especulación de algunos científicos sociales que quieren identificar fujimorismo con chavismo.

Ya está claro que en torno a las elecciones en Venezuela se ha desarrollado una maniobra internacional, en la que estaban comprometidos el gobierno de Estados Unidos, la cadena de medios que responden a la SIP y algunos sectores políticos. La UNASUR al pronunciarse de manera autónoma a estas presiones y reconocer los resultados ha quebrado el plan, pero como siempre los seguidores de Fujimori han seguido pateando en offside y otra vez han perdido.

Cierto que los grandes medios limeños no se han dado cuenta de esto y siguen tan campantes. Por eso ayer en la mañana Beto Ortiz tenía sobre el tema a Cecilia Blume y Gonzales Posadas (a más de un enlace con Carlos Bruce) y RPP a Vásquez Kunze con Flores Aráoz, por mencionar sólo dos casos de alarde de pluralismo.

Mientras Capriles retrocedía en Venezuela, y seguía haciendo fintas como la de que iba a ir a Lima, como antes iba a ir al CNE, para que sean otros los que vayan, y el aparato de la rebelión empezaba a desmoronarse, en Lima se vivía un microclima antichavista contra Humala. Como si estuviéramos en el 2006.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista