Cambio de tendencia

¿Qué puede decirse de las últimas encuestas?

Tal vez lo primero que sorprenda sean las diferencias: Datum ha encontrado indicadores suficientes para hablar de un virtual empate técnico, que a un mes de la consulta de revocatoria, significaría que el resultado más probable sería el de una victoria del NO sobre el Sí, debido a que el primero va en ascenso y el segundo retrocede de manera consistente.

| 19 febrero 2013 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 632 Lecturas
632

CPI e Ipsos Apoyo mantienen en cambio distancias todavía importantes a favor del Sí, pero que siguen la misma ruta de un Sí hacia abajo y un NO hacia arriba que indicaría que la final va a ser apretada y que puede ganar el NO, pero todavía no está asegurado. La diferencia entre las dos miradas podría responder a los problemas de confusión que existen en el electorado respecto al procedimiento de votación, que ahora se hacen más evidentes al empezar a hacerse simulaciones con cédulas de sufragio.

Es verdad que existe una marcada desconfianza en muchos sectores sobre las encuestas, basada en el hecho que lo que se suele marcar como opinión mayoritaria durante la mayor parte de las campañas electorales, curiosamente empieza a variar dramáticamente en las semanas finales previas a la votación.

Eso se explica con el argumento de que la gente recién toma sus decisiones en los últimos tramos, pero ello no evita que se estén trajinando posibles ganadores con tremenda anticipación (actualmente hay candidatas a la Presidencia el 2016 que ya se están despuntando) y que se pregunte con cierta desvergüenza si el que responde no va a variar su voto, y luego lo varía.

Pero aún cuando hay un alto grado de manipulación en el manejo de las encuestas que se hacen a distancia de las elecciones, como aquellas que están dando a Luis Castañeda como ganador de unas municipales que probablemente nunca se realicen, y que para lo que sirven es para crear una cierta inercia de ganador a favor del que va adelante, lo que no se puede negar es que la presencia de las encuestadoras como la de los medios es un dato real de la lucha política.

Hasta aquí por ejemplo hemos tenido que movernos con un escenario en el que la revocatoria con todas las pellejerías de sus responsables, la presencia oculta de los políticos de la DBA, las estridencias de la prensa de campaña, tenía una amplia ventaja que se repetía mes a mes y que alimentaba la autoconfianza de Marco Tulio que decía que Susana se estaba revocando sola, es decir, que lo de ellos era cosechar sin sembrar.

Ahora, la confusión de voces que se ve en el Sí y el optimismo que se respira en el NO, reflejan el cambio de tendencia. Más allá de la discusión sobre los números exactos, la situación ya cambió.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista

0.580967187881